Johnny Cash – Ring of Fire – The Legend Of Johnny Cash (Universal)

Parece que “En la cuerda floja”, el particular biopic de Johnny Cash (1932- 2003), va a hacer posible que el músico norteamericano sea por fin reconocido en España como uno de los mejores cantantes norteamericanos del pasado siglo XX. Ring of Fire. The Legend of Johnny Cash, el penúltimo recopilatorio del cantante, puede hacer mucho para dar a conocer a uno de los grandes artistas de los Estados Unidos. El CD hace un breve paso a toda la carrera desde sus tiempos en Sun Records hasta sus últimas producciones junto a Rick Rubin.

De su primera época junto a Sam Philips en la Sun Records se recogen “Folsom Prision Blues”, “Big River”, “Get Rhythm”, “Cry! Cry! Cry!”, “Hey Porter”, “Guess Things Happen That Way” o la conocidísima “I Walk The Line”, temas que recogen la herencia del country aunque la renuevan con un toque del primer rock. “Ring of Fire”, “Jackson” (su dúo con su esposa June Carter), una lectura en directo de “A Boy Named Sue”, “Man in Black” o “San Quentin”, un corte extraído del mítico álbum en directo At Quentin, nos muestran a un Cash en pleno esplendor y capaz de interpretar de manera excepcional composiciones propias y ajenas.

Después, y éste es quizá el gran fallo de este recopilatorio, el CD no incluye ninguna canción del cantante de la segunda mitad de los setenta. Los años ochenta sólo están representados con “Highwayman”, un irregular tema en el que el hombre de negro comparte protagonismo con Willie Nelson, Waylon Jennings y Kris Kristofferson. Curiosa es la inclusión de The Wanderer, la colaboración entre U2 y Johnny Cash que se incluyo en Zooropa, uno de los discos más electrónicos de los irlandeses. Por último, y cerrando el álbum, los compiladores han decidido incluir alguno de los temas de la serie American Recordings, cuatro discos en los que Cash contó con la inestimable ayuda de Rick Rubin, un productor que desnudo de artificio las canciones del músico para hacerlas más emocionantes y sinceras. En estas grabaciones, donde se alternaban composiciones del propio Cash con covers, consiguieron que el mítico artista disfrutara de una segunda juventud artística. Las estupendas “I’ve Been Everywhere” y “Give My Love to Rose”, y las escalofriantes versiones de “Rusty Cage” (Soundgarden), “Personal Jesus” (Depeche Mode), “One” (U2) y, ante todo, “Hurt” (Nine Inch Nails) demuestran que el cantante norteamericano mantuvo su capacidad de emocionar hasta el final de sus días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.