Jonston – Veo Visones (Primeros Pasitos / Pez Plátano)

Al acabar la reseña de Taller de Memoria (2010, autoeditado), su anterior disco, califiqué a Jonston como “un cronista de los pequeños éxitos y fracasos de la vida diaria”. Dos años después, Veo Visones supone una importante vuelta de tuerca a aquella manera de enfrentarse con el día a día a cara descubierta.

Esta vez Jonston se ha puesto una máscara; mejor aún, varias: la de un superhéroe chulapo (Bat-chulapo), la de un aspirante a astronauta (“Yo quiero ser astronauta”), la de un calamar con sombrero, la de una vieja que cree ser una planta, la de una bruja, un microbio… Toda una lección de ventriloquia que dejaría atónito a José Luis Moreno. Todos estos personajes hablan por él, y sus disparatadas historias esconden la del autor, que considera que ya se expuso suficientemente en Taller de Memoria y ahora ha decidido que, después de sacar a pasear a sus recuerdos, ahora toca hacerlo con sus delirios. Aunque, entre tanto realismo mágico, seguimos encontrando esas frases lapidarias que te dejan con la sonrisa helada en la boca. Como “viviendo la vida de los demás es mucho más fácil estar, y no desaparecer”. Un resumen perfecto de lo que es el disco, aunque lo críptico de las letras hace difícil reconocer si Jonston está viviendo la vida de sus personajes o son estos los que proyectan al oyente, una vez más, los pensamientos del autor.

Grabado de nuevo con Paco Loco, en Veo Visones se nota más la mano del productor que en sus anteriores trabajos. Los efectos juguetones y alucinógenos, el tratamiento de la voz, los organillos, las trompetillas… El resultado es un disco menos Kinks y más Beatles en su etapa psicodélica ( o menos Vainica Doble y más Pau Riba), algo que corrobora lo que las letras ya hacían intuir: un alejamiento de Davies y un acercamiento a Lennon. El propio Jonston nos ha contado que algunas canciones, como “Veo visones”, le han salido muy Beatles. Y aunque nos confiesa en la misma entrevista que sus álbumes favoritos de los de Liverpool son el White Album y Let It Be, el caso es que lo que le ha salido es un híbrido entre Yellow Submarine y Magical Mystery Tour (esos personajes de dibujos metidos en un submarino, o esa gente vulgar lanzada a vivir aventuras a bordo de un autobús mágico), por no decir un Sgt.Pepper’s que son palabras mayores, aunque el inicio de “La bruja Piruja”, la música de feria de “Bat chulapo”, las referencias a canciones infantiles o la coda final de “Veo visones” resultan ser referencias muy claras a la obra magna de Lennon y compañía. Queda “Apaga y enciende” como la canción tal vez más continuista, menos enigmática y más pop desde un punto de vista ortodoxo.

No sé lo que opinarás tú, pero para mí, que siempre utilicé la música como una forma de escapismo, de evadirme de mis problemas e inseguridades, discos como este son una delicia y una bendición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.