Julio de la Rosa – La Herida Universal (Ernie Records / King of Patio)

Dice Julio de la Rosa que éste es su mejor disco. Si lo dice él habrá que creérselo. Esto que es una de las reglas de oro de la promoción y que, como casi todo, se ha acabado rompiendo de tanto usarlo, en boca de Julio adquiere vislumbre de realidad. Después de repasar los pliegues de su último trabajo en numerosas escuchas, me he hecho creyente: sí, es el mejor disco de Julio de la Rosa.

De todas formas, más allá de su efecto espectacular, poco aporta en significado. Es decir, ¿cuándo ha hecho este señor un disco malo? Es una cuestión de grados, nada más. Además, La Herida Universal es un disco que tiene, objetivamente, pocos puntos de comparación con el poderoso M.O.S. o el intrincado Las Leyes del Equilibrio. Sí con El Espectador, pero entonces la afirmación ha perdido ya su eficacia.

Como no podía ser de otra forma, La Herida Universal es una obra dedicada enteramente al amor y a sus consecuencias, a los vencedores y a los caídos en la batalla. De la Rosa rompe la media con dieciséis temas y cerca de 45 minutos en los que despliega sobre el parqué el enrevesado mapa de las relaciones sentimentales, un barullo de dudas, oportunidades perdidas, felicidad y decepción. Lo mejor es que lo hace con los pies desnudos sobre la tierra, lejos de las metáforas mojigatas y de la prosa ridícula que suele afectar al tema cuando se le canta en este país.

En lo musical, de la Rosa ha conseguido un disco que avanza inteligentemente entre los medios tiempos de corte íntimo y las canciones de más energía; en los primeros prevalece el menos es más gracias, sobre todo, a la voz del ex-Hombre Burbuja, brillante y sobrecogedora en temas como “Uno” y “El anzuelo”. Las segundas, muy bien arregladas, contienen probablemente los estribillos más tarareables de Julio de la Rosa (“Las camareras”, “Entresemana”, “Sexy, sexy, sexy”, “Una mierda de canción”).

La Herida Universal es, pues, una guía perfecta que nos lleva de viaje por todas las formas del amor y, en ocasiones, nos advierte sobre sus secuelas. Aún así, el color general del disco es toda una invitación a dejarse llevar.

ESCUCHA en Spotify: Julio de La Rosa – La Herida Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.