Kaleo – A/B (Atlantic Records)

Empiezo estas líneas sin poder quitarme de la cabeza el riff de guitarra de “No  Good”, tema que abre el álbum de Kaleo: A/B. Estos cuatro islandeses llegan  pisando fuerte con su blues rock que ya triunfó en su país natal y que ahora parece  estar extendiéndose a nivel internacional, después de haber firmado con Atlantic  Records en 2015 y haberse mudado a Austin, Texas.

A/B son dos mitades de Kaleo, son las dos caras de una misma moneda: una  primera mitad más dominada por un estilo blues, mientras que a partir de “All The  Pretty Girls” nos adentramos en la parte más folk del disco. Las dos mitades se  juntan a través de un sonido que nos parece anticuado, como de otra era, y eso es lo que da continuidad a todo el álbum.  La mitad A del disco se abre con un potente “No Good”, lleno de riffs de guitarra y  con una demostración de lo que JJ Julius Son es capaz de hacer con la voz. “Way  Down We Go” es un cambio radical de mood respecto al apoteósico inicio, pero la  voz principal nos transmite su dolor de una manera tan orgánica que el cambio se  sucede sin casi darnos cuenta. Quizá “Broken Bones” es el tema más blues, más  clásico, de esta primera mitad del disco, con una sonoridad totalmente antigua que nos remite a las canciones de trabajo de antaño. “Glass House” y “Hot Blood”  cierran la parte A del álbum volviendo a la energía del inicio a través del  virtuosismo tanto de la voz como de la guitarra.

Con “All The Pretty Girls” nos adentramos en el lado más suave y folk de A/B, con  un estilo muy a lo Bon Iver y ese aire cálido pero invernal que se respira en toda  esta segunda mitad. Los arreglos de la parte B son sencillos pero están  suficientemente bien trabajados como para mantenernos enganchados escuchando el lado más acústico de Kaleo. Menos virtuosismo y más calidez, menos ritmo y  más melodías, menos energía y más emotividad; dos caras de una misma moneda  formada por cuatro intérpretes talentosos que han querido demostrar que son  capaces de dominar diferentes géneros en un solo disco, que les sirve de carta de  presentación a la industria musical internacional.

Kaleo se ha ganado su amigos y sus enemigos, unos enamorados por su  virtuosismo y su apertura a diferentes géneros, los otros aburridos por una  monotonía en el uso de los recursos que no acaba de llegar a un clímax real. Para  mí, se trata de un buen disco de exploración de capacidades, de presentación a la
galería y de búsqueda de un estilo propio a partir de una confluencia de antiguos y  modernos referentes. A/B se cierra con un silbido que nos deja preguntándonos  qué viene luego; la respuesta no la tenemos, pero seguro que aún nos queda mucho  por oír de estos cuatro jóvenes que han conseguido dejar su huella y encontrar su  lugar en la escena con este álbum bífido pero a la vez perfectamente acoplado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.