Kanye West – ye (2018, Getting Out Our Dreams Inc./Def Jam Records)

Desde el monumental My Beautiful Dark Twisted Fantasy (2010, Roc-A-Fella Records, Def Jam Records), éste último incluido, la primera escucha de cada nuevo disco lanzado por Kanye West me provoca una combinación de asombro, incredulidad y curiosidad por seguir profundizando en el álbum. Y es que el rapero de Atlanta se encuentra siempre en la búsqueda de nuevos horizontes, consciente de su papel de visionario en el hip-hop, R&B, pop y toda la amalgama que los ingenuos llaman “música comercial”.

Después del ruido mediático y la grandilocuencia que acompañó su anterior disco, The Life of Pablo (2016, G.O.O. D. Music, Roc-A-Fella Records, Def Jam Records), sorprende el austero lanzamiento de ye. Todo en él parece poco serio: siete canciones, portada feísta, salida a pocas semanas de un nuevo álbum junto a Kid Cudi… Por cierto, los siete temas ya oscilan entre los veinte y cuarenta millones de escuchas en Spotify.

No hay momento malo en ye. Vale, es un álbum de poca duración -poco más de veinte minutos-, pero lo cierto es que no abundan ejemplos similares. Cohesionado y con un orden impecable en las canciones, West ha confeccionado con mimo perlas R&B -maximalistas y minimilistas- que sorprenden por su constante mutación. Empieza macarra, y avanza sumando peldaños de emoción hasta llegar a dos momentos que se encuentran desde ya entre lo mejor del año: Ghost Town, un soul trambótico al más puro estilo Marvin Gaye que nos muestra un Kanye cansado de ser Dios, y Violent Crimes, suave como la gamuza, nueva versión del rapero: padre neurótico.

Sus letras ya nos tienen acostumbrados al desnudo -muchas veces sonrojante- emocional, la adoración del ego -mal endémico del género- y las reinvidicaciones raciales. Más autoconsciente que nunca, pero nada nuevo. En las colaboraciones encontramos viejos amigos: Kid Cudi, Rick Ross, Nicki Minaj, Ty Dolla… Frecuentemente los featuring no dejan de ser cameos de poca transcendecia, pero en ye conforman un todo. Se siente como un disco coral, donde un grupo de músicos -muchos de ellos aparecen en varios temas- ha grabado los temas en comunión. Un factor que suma calidez y redondea los muchos aciertos que nos vuelve a regalar Mr. West.

Escucha Kanye West – ye

3 comentarios sobre “Kanye West – ye (2018, Getting Out Our Dreams Inc./Def Jam Records)

  • el 15 Junio, 2018 a las 11:25 am
    Permalink

    Basura. Prefiero escuchar música…

    Respuesta
    • el 15 Junio, 2018 a las 2:57 pm
      Permalink

      paleto

  • el 16 Junio, 2018 a las 10:23 am
    Permalink

    Arturito… seguro que no entiendes una puta palabra de lo que dice el mamaracho ese, pero te haces caca con él y te crees malote. Hortera de bolera como él, vamos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.