Kase-O – El círculo (Boa)

Reconozco que nunca he sido un gran seguidor del hip-hop, pero, sin embargo, por lo que siempre he sentido debilidad ha sido por las obras capaces de derrumbar prejuicios o traspasar con lucidez y valentía las fronteras propias de un estilo musical. Qué duda cabe de que El Círculo (16) de Kase-O entra por derecho propio en el olimpo de éstas.

Muchos años esperando el regreso del rapero que aún conserva la corona en este país de mejor MC, heredado del legado imbatible de Violadores del Verso, con buen tino diversificado a través de las distintas aventuras de sus componentes. Un comeback que coincide con lo que parece va a ser un revival de viejas glorias –nótese la inclusión en el Primavera Sound 2017 de 7 Notas 7 Colores, su reciente gira por salas y la reedición de un disco como Hecho, es simple (97), tan referencial como controvertido para los más integristas del género-.

El círculo es una obra rica y orgánica, que cede en frontalidad ganando en diversidad, se nota la introducción en texturas jazz llevada a cabo durante estos años por Javier Ibarra; se me antoja una propuesta ambiciosa y majestuosa, tanto en el apartado lírico, rimas y estructuras como en sus bases, producción e inclusión de instrumentos musicales para expandir la paleta cromática de su sonido.

En el disco tienen cabida diversas temáticas: medir el pulso a la propia escena hip-hop con “Intro (el círculo)” o “Quieren copiar”, poner en jaque a la sociedad en la que vivimos con estiloso mordiente en “Esto no para” y con el imprescindible interludio “Risoterapia”, donde deja en evidencia a la casta política de un país en su propia boca sin abrirla por su parte Kase-O y, cómo no, con temáticas de corte personal y afectivo; sirvan como polos contrapuestos dos de las mejores canciones del lote: la lúbrica “Mitad y mitad” junto a Nawja y la amarga e introspectiva “Basureta (tiempos raros)”, auténtica emoción sin trucos fáciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.