Lambchop

Damaged es una forma de sentir la música

Tras dos años desde su ultimo album Lambchop vuelve al mundo de la musica de la mano de “Damaged”, un disco algo diferente a los anteriores pero que tiene la verdadera esencia del grupo. Su cantante Kurt Wagner comenta sus sensaciones del disco y tambien el por que de todos los cambios.

Hablas de “Damaged” como el álbum más personal que ha hecho Lambchop. ¿Por qué?
Sí, en cierto punto lo es. Creo que especialmente es por las ganas que le hemos puesto para que saliese bien y también por que en él hemos puesto muchas de las cosas que no han pasado en la vida que, afortunadamente, han sido buenas, la mayoría. Era algo que no había intentado nunca, ya sabes, lo de mirar para dentro y expresar mis ideas, lo que siento y lo que pienso. Por un motivo u otro me apeteció hacer eso.

Las letras del disco son especialmente crudas, apenas hay ironía en tu voz.
Mi idea al principio era seguir como siempre, pero al final las cosas cambiaron un poco su rumbo. Está la ironía pero también hay más cosas. No es tanto acabar una forma de hacer un disco y empezar otra, es una extensión de lo que había anteriormente.

En el disco está presente la muerte y también lo cotidiano. Ambos elementos parecen un tanto contradictorios hoy en día, que parece que negamos la existencia de la muerte, ¿Hay algún mensaje?
No es tanto un mensaje, son sólo diferentes percepciones de la vida, impresiones de cosas que me pasan a mí y cosas que le pasan a mis amigos, es la manera que tengo de convivir con ello. No es una terapia o algo así, es una forma de sentir la música y de ver cómo pasa el tiempo.

¿Qué porcentaje de Lambchop representas?
Todo y nada. Quiero decir, Lambchop somos todos los que estamos ahí arriba haciendo musica, y los que no están ahí también son Lambchop. Es una banda. Sin cualquiera de ellos sería muy dificil hacer lo que estamos haciendo, sin alguien que mezclase las canciones, que pusiese las luces en el escenario, sin el que nos trae los instrumentos… esto no sería como es. Sí, yo represento mucho pero como digo no sería posible sin toda la gente nos respalda.

Musicalmente es un disco más abierto que anteriores trabajos. ¿Estás de acuerdo?
Sí, todos pensamos eso, pero tiene mucho que ver la forma de como hicimos las cosas, y conseguimos hacer probablemente el disco con un sentido más directo de todos los que tenemos, aunque tenga partes más silenciosas o tranquilas en nuestro pop. De hecho no lo considero pop, por que nunca nos he visto como un grupo de pop. Quiero decir, no me he planteado nunca hacer esa gran cancion de pop.

En el disco ha tomado protagonismo la guitarra de William Tyler, ¿qué papel ha desempeñado?
Empezamos él y yo a tocar e hicimos una primera grabación que estuvo bien, pero teniamos un grupo de cinco personas y al terminar esta primera grabacion dijimos, “ Dios, esto suena genial, ahora tenemos que ver como conseguir mantener ese sonido tan bueno con el resto del grupo”. Así que nos pusimos a trabajar para conseguir mantenerlo pero incluyendo a todos en él que hace musica con nostros. Es difícil, pero conseguimos mantenerlo. Por lo tanto, claro que tiene un papel importante y que no hay manera de agradecer.

Volvéis a colaborar con Hands Off Cuba después de CoLAB, ¿qué queríais que aportaran al álbum?
Quería que hiciesen justo lo que hacen, ese sonido que hace Hands off Cuba con ese sonido medio electrónico que hace que tengan canciones increíbles. Quería ver la manera para encajar los sonidos los dos grupos, y la textura que tendrían. Creo que hay muchas posibilidades en esa música y es una manera de empezar a explorarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.