Last Days Of April – Ascend To The Stars (Bad Taste Records)

Los países nórdicos están convirtiéndose en una buena cantera de artistas en los últimos tiempos. Last Days Of April, a pesar de su nombre primaveral, nos conducen en un ascenso a las estrellas invernales de su Suecia natal. Y lo hacen con un conjunto de melodías evocadoras y emotivas. Karl Larsson (voces y guitarras), Lars Taberman (guitarras), Andreas Förnell (batería) y Daniel Svenfors (bajo) son ahora los cuatro integrantes de esta formación, cuyo origen está en el año 1996, pero cuyo nombre actual data de un año más tarde, y que ha sufrido un cambio de bajista en su trayectoria.

Desde que damos al play, se observa que este cuarto álbum, Ascend To The Stars, no se desmarca demasiado de su precedente, con la ¿coincidencia? de que el primer corte lleva por título Angel Youth, el nombre del disco anterior. Quizá sea una declaración de intenciones, una continuación por el camino del (denominado) emo-pop que destilan, con estilo personal, al mismo tiempo que recuerdan por momentos a los Jimmy Eat World más dulces (escúchese el estribillo de “All Will Break”) y a Death Cab For Cutie (tal vez por la cercanía de los respectivos registros vocales).

El disco encierra dos joyas: el tema inicial (“Angel Youth”) y “I’m Calm Now”. Ambas comparten una inmediatez ligeramente mayor que el resto del disco, y esto combinado con la intensidad emocional que envuelve todas sus composiciones ofrece este magnífico resultado. “Playerin” viene a ser la excepción, al tratarse de una pieza más enérgica, que coquetea con el power-pop, pero con la impronta de los suecos. La sorprendente “Piano”, “Too Close” o “When I’m Gone Will You” (por no citar todas) nos van llevando por un cúmulo de sensaciones revestidas con dulces melodías hasta el último corte, que, tras casi ocho minutos, cierra con maestría este gran disco.

Ahora que ya estamos en el mes de mayo, les recomiendo que se interesen por “los últimos días de abril”. Han firmado, contando el trabajo anterior, dos discos altamente recomendables. ¿Y sus dos primeros obras? No las conozco, ¡aún!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.