Love Of Lesbian

Ahora nos tocaba delirar

Son muchas la novedades discográficas y muy poco el tiempo disponible para dedicar a las mismas… La primera escucha, por tanto, es muy importante. “Maniobras de escapismo”, el nuevo trabajo de Love Of Lesbian, engancha desde el minuto 1. Y no te suelta en varios días. Hablamos con Santi Balmes (voz y guitarra).

Os vuelvo a felicitar porque vuestros anteriores discos son realmente notables y, ahora, en castellano, volvéis a demostrarme que sois una de las bandas más infravaloradas de este país.

Bueno, esto de la infravaloración de LOL es un tema a estudiar detenidamente. Últimamente estoy pensando que nosotros tenemos parte de culpa en todo esto, algo que hemos empezado a asumir desde hace poco. Entiendo que, siendo de aquí, resulte ciertamente difícil valorar a bandas cuyo mensaje se esconde en un idioma que no es el suyo. Sin embargo, ahora, con el cambio, creo que la gente se está dando cuenta de que hay una personalidad detrás de LOL, unas líneas bastante acusadas que antes quedaban bastante diluidas. Luego hay esa fricción entre lo que es una banda a nivel mediático y el público que en realidad les sigue. Ahora creo que hemos dado un paso para acercarnos más al público, pero sin perder parte de nuestra personalidad. Es un cambio, para nosotros, necesario.

Santi, ¿por qué el cambio al castellano? Sed sinceros, ¿Naïve ha tenido que ver?

Nada que ver. En verdad, les dimos la maqueta un mes antes de la grabación del disco, cuando ya estaba apalabrado el estudio de grabación. Un truquillo para que el jefazo de Naïve no se echará atrás. Lo cierto es que con Maniobras queríamos ponernos en peligro. Hubiera sido muy fácil hacer otro Ungravity, en serio. De hecho, eliminamos puntualmente unos cuantos temas que no encajaban en la concepción de Maniobras y que hubieran funcionado como los temas “Satellites” o “Macba girl”. Supongo que eso hará que más de uno se lleve las manos a la cabeza, pero lo cierto es que los hemos postpuesto deliberadamente.

Reconozco que la primera escucha me resultó menos agradable que al escucharos en inglés.

A mi también

.
Superado.

Yo también lo he superado. Soy consciente de que puede haberse perdido una parte del misterio y encanto del inglés. Maniobras tiene un componente frívolo, pero sabemos que el encanto que destilaba Ungravity se puede recuperar cuando queramos. Ahora tocaba delirar, o ser muy directos.

¿Cuánto os ha costado cambiar el chip del idioma?

Dos meses. Lo que pasa es que a mi siempre me ha gustado escribir relatos fantásticos, que no publico en “Vida ejemplares” porque no veo un weblog como un medio adecuado para según qué cosas. En realidad, tenía un mundo propio que solamente tenía que recuperarlo del papel y plasmarlo en canciones. Lo que me hace alucinar es que no haya unido ambas disciplinas hasta ahora. Teniendo en cuenta la reacción de la gente a una semana de la salida del disco, me ratifico en la idea de que, por norma general, soy muy tonto. Debo perder materia gris cada vez que eyaculo, o algo así.

¿Cómo valoráis este disco?

¡Uy! Yo siempre salgo insatisfecho, pero es obvio que hay un paso exponencial.

¿Qué sensaciones tenéis?

¿En serio? Según los comentarios que estoy leyendo y cómo van las ventas en el primer mes, la sensación de haber perdido un poco el tiempo anteriormente. Pero pienso que hemos dejado muy buenos temas atrás, que seguiremos tocando.

¿Cómo fue el proceso de creación del nuevo trabajo? No han pasado dos años de vuestro anterior lp. Poco tiempo para un grupo que creo tiene otros trabajos y no se dedica exclusivamente a la música.

Es cierto, pero la rapidez de la creación no depende del tiempo que pase entre un disco y otro, sino del tiempo que dedicas en otros momentos. Personalmente, llevo una radio incorporada en la cabeza. Lo curioso es que siempre compongo en movimiento. A partir de los 80 Km/h. es mi velocidad ideal. También me vienen melodías mirando anuncios en las paradas de autobuses de Barcelona. Luego está otra cuestión: lo que una banda sea capaz de delegar. Hasta “Is it fiction?” éramos un grupo que apenas teníamos contacto con el exterior. Nos encantaba controlar todo el proceso, pero, a partir de entonces, cualquier repetición de un proceso endogámico nos empezó a dar miedo. Empezamos a conocer a gente que nos ha aportado unos registros a la banda, que no hubiera sido posible plasmar sin ellos.

El grupo ha bajado el ego, ergo a las canciones les ha subido. Creo que tiene que ser así. En el arte no hay moral, es decir, no creo que tenga que haber un discurso moral, ni en el mensaje de la banda ni en el manera de conseguir tus objetivos. Si uno tiene que vender a su madre con tal de que el tema suene como tiene que hacerlo, pues se hace. La concienciación por parte de todo LOL de que la música es lo más importante, ha supuesto que no haya habido fricciones, ni rupturas, ni deserciones. Todo el mundo sabe su papel, todo el mundo sabe dar un paso atrás y colaborar cuando es necesario. O al contrario, dejar que personas como Ricky o Baldo lleven el peso instrumental del tema. Trabajamos, nuestras vidas son muy dispares, a cada uno de nosotros el destino nos ha llevado a ámbitos muy diferentes. Fuera de la bada tendríamos poco que ver, lo digo por nuestras profesiones. Uno tiene una empresa de marketing en el centro de Barcelona, otro tiene un bar en un pueblo, otro es comercial de café, yo trabajo como freelance, y el último es profesor de pedagogía muscial para niños. Nos vemos en el local de ensayo y parece una reunión de viejos amigos que no desean que desaparezca una parte de su vida. Y otra cosa es el sentido del humor. Cada vez nos reímos más de toda esta movida, con lo cual, tenemos unas perspectivas de supervivencia bastante elevadas.

La última vez que os vi en directo fue en el Bam 2003. Me encantó la formación con tres guitarras. Cómo ha sido la integración definitiva de Julián y qué puede aportar una tercera guitarra a una formación pop como la vuestra?

Julián siempre ha estado ahí de alguna u otra manera. Pero creo que funciona más como algo energético. Tiene ganas de aportar cosas, de ser importante y tiene ese chip artístico que intento canalizar. En fin, tiene una dosis de ideología y estrategia que me gustan muchísimo.

¿Contentos con la producción de Ricky Falkner?

¿Contentos? Encantados. Ricky Falkner, Ricky Falkner… sueño con él todas las noches. Ricky tiene tantos registros musicales en su cabezota peluda!! Siempre he pensado que yo soy algo alienígena, pero creo que el cerebro de Ricky Falkner es un órgano a investigar por la ciencia.

Creo que es uno de los músicos/productores destacados en Bcn. ¿Barajasteis otras opciones?

No. Cuando conoces a Ricky y coincides musicalmente con él, se convierte en imprecindible. Hay canciones que he compuesto pensando de entrada en que él las iba a arreglar… Casi todas.

¿Y sobre la masterización qué podéis contar?

No demasiado. Scott Hull, New York. Pero no domino el tema del sonido. Soy un completo inútil en estos términos. Tengo esa parte del cerebro dañada.

Esa foto de vuestra web… De qué/quién queríais/quereis escapar?

A mi esa foto me da miedo. Como que soy yo, no sé, parece que me vaya a morir, o que la haya palmado, y que me vaya al cielo o algo así. En realidad es una continuación de Ungravity, un paso hacia Maniobras de escapismo.

¿Qué mensaje tiene este cuarto disco? Houston, tenemos un problema o varios?

Tengo 23.000 problemas. Supongo que deben ser muy comunies al resto del mundo, pero los dividiré en dos partes. 1ª. La realidad es demasiado dolorosa. Perdí la fe definitivamente a los 16 años. Desde entonces la he notado a faltar, pero no ha habido manera de recuperarla. No llevo bien la incertidumbre de la vida, la sensación de que en cualquier momento, ¡zas!, te puede pasar algo, que estamos a merced de muchos factores. Entonces me escapo, hacia un mundo controlado.

2ª parte. El abuso e invasión continua de una irrealidad ideal, la del mundo de los anuncios, tv, el entertainment en general. También la odio por su vertiente soma, con lo cual me escapo cantando cosas bastante crudas como “Música de ascensores” o “Me llaman octubre”. Es un disco bastante dual.

¿Habéis notado el cambio de K Industria a Naïve? ¿Se nota realmente que hay más medios o a vosotros eso no os toca?

Sí, Naïve ha apostado más por nosotros, pero valoramos más la confianza que la parte económica.

Con “Maniobras de escapismo” en principio es normal pensar que podríais llegar a más gente. ¿Cómo veis este asunto?

No quiero hacerme ilusiones, simplemente me gusta la idea de que vendemos lo suficiente como para poder plantearnos seguir creando. El resto, en este país, donde existe tal abismo entre el mainstream y la industria indie, donde ambos mundos se dan la espalda continuamente… Es demasiado ingenuo aspirar a algo.

Ciertamente se trata de un disco variado y muy agradable. Te aseguro que varias
veces he pensado que el cd-r que me enviaron no estaba completo, los 40 minutos se me pasan volando. ¿Cuál fue vuestra intención inicial? Tengo la sensación de que aquí hay más pop que en los anteriores discos.

Queríamos que fuera más corto. Jugar con la sensación de que falta algo, obliga a poner de nuevo el track 1. Creo que en la mayoría de discos, incluídos mis favoritos como Loveless o Siamese Dream, sobran algunos temas. Es más, algunos son realmente infumables. El tiempo de los discos es algo muy abstracto.

¿Qué bandas nacionales actuales os parecen interesantes?

Veamos, a Standstill los tengo en un pedestal, por su valentía a la hora de afrontar nuevos retos, independientemente de que lo consigan o no. Lo mismo me puede pasar con Refree que arriega en su parcela. Sr. Chinarro, Ya Te Digo… Luego están los grupos a los que te une unas ciertas coincidencias musicales o personales, como Sidonie, Deluxe, Willy de Carrots, The Brontës, a los que veo en pleno proceso de personalización, más allá de su indudable valía musical…

No recuerdo si ya habéis estado alguna vez en el Fib. Diría que sí, pero no estoy seguro. ¿Vais a hacer bolos antes de agosto?

Estamos en el Fib de este año, creo que tocamos el sábado. Antes, tocaremos en el festival de Ritmes, y en la sala Salamandra (L´Hospitalet) el 23 de julio. Y para otoño, ciudades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.