Luísa Maita – Fio da Memória (Cumbancha)

Todos tenemos un idioma musical materno. Es esa lengua con la que mejor nos suena la música y con la que nos hemos criado desde pequeños. De ahí que, sorprendentemente, nos deje de gustar una canción cuando la cambian a otro idioma o que nos atraiga menos la música de una cultura diferente a la nuestra. Sin embargo, cuando la calidad melódica está por encima del canal, es entonces cuando el sonido trasciende ante cualquier prejuicio auditivo que podamos tener.

Igual de falso es un grupo que intenta forzar un idioma que no es el suyo para vender más discos que el que intenta evitar su lengua materna para llegar a más gente. Ninguno de estos dos casos es el de Luísa Maita, quien abraza las influencias paisanas que ha mamado desde pequeña y las transforma en un disco en el que se funden a fuego lento estilos como pop, electrónica, bossa nova y samba.

La brasileña despliega sus alas sin complejos cantando en portugués con “Na Asa” y, aunque en el libreto podremos encontrar la traducción al inglés de las letras, pronto descubrimos que su lengua materna es la favorita para desnudarse en la lírica. En “Around You” busca llenarse con el cuerpo de otra persona, mientras que en “Olé” se reivindica como esa solista que ha sabido llegar más allá del Amazonas manteniendo un estilo auténtico y fiel a sus raíces.

Unas raíces que la sujetan fuerte a la niñez con su padre, con el que escuchaba samba en Bela Vista, barrio de São Paulo famoso por estudiar a fondo el estilo musical más bailado de Brasil. Escuchamos influencias de João Gilberto en “Porão” y su pop más electrónico en “Musica Popular”, pero también nos enternece con un jazz lento y femenino en “Ela”. La calidez de “Sutil” cerca está de quemar la piel del oyente antes de que Maita nos vuelva a regalar otra samba, esta vez más suave, con “Folia”, un tema cuya producción también recuerda a aquel São Paulo Confessions que lanzó el serbio Suba en 1999.

Se despide a capela con “Jump” dejando una frase en inglés suspendida en el aire con la que parece dejar claro que sus influencias musicales van más allá de lo local, ya que de niña también se dejó llevar por genios como Michael Jackson, Stevie Wonder y Prince.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.