Mayhem + The Ominous Circle (Sala Mon Live) Madrid 13/10/17

Los míticos Mayhem se encuentran de gira, interpretando su esencial De Mysteriis Dom Sathanas (Deathlike Silence Records 1994), un disco clave para entender la evolución de ese subgénero del Metal que tantos ríos de tinta (y sangre) ha desatado, el Black Metal. Su gira española, propiciada por la activa promotora Madness Live, recaía el pasado viernes en la madrileña sala Mon Live que ya tenía una numerosa fila de “metal heads” en su puerta esperando desde antes de las 18:00.

La gira había causado tal expectación, que incluso un compañero fotógrafo de una conocida revista de tendencias, se encontraba haciendo fotos a los integrantes de dicha fila, seguro que más animada esta publicación por los antecedentes criminales y suicidas de algunos ex miembros de la banda, que por la música de esta. Recordemos: uno de los vocalistas primigenios (Dead) se suicidó y Euronymous (guitarrista) fue asesinado por el bajista de la etapa 1992-1993; Varg Vikernes.

En la gira les están acompañando a los noruegos dos formaciones que ha despertado el interés de crítica especializada y publico: los lusos The Ominous Circle y el colectivo (más que grupo) británico Dragged Into Sunlight, ambas buenas opciones para dar paso al caos que suelen propiciar Mayhem.

Los primeros en saltar al escenario fueron The Ominous Circle, con una efectiva puesta en escena y ataviados con sus máscaras negras. Los portugueses además de ser un grupo muy técnico a la par que destructores, también destacaron por la riqueza y variedad de sus composiciones, algo muy poco común en grupos de Black Metal actuales, haciendo que su show se quedará corto y con ganas de más.

Lo suyo es un Black Metal muy enriquecido con otras influencias como el Doom, Ambient o Death. Así, temas como: “Ateh Gibor Le-olam Adonai” o “As The Worm Descends” sonaron además de a un volumen atronador, perfectamente compactos, mostrándonos a una banda muy a tener en cuenta.

Llegaba la hora de Dragged Into Sunlight que, como ya hemos comentado, más que una banda es un colectivo de artistas británicos de diferentes disciplinas, entre las que se encuentra la música. Aquí nos visitaron en formato de: guitarras, bajo, batería y voz. Conocidos por tocar de espaldas al público y con una escueta puesta en escena, por no decir; sin puesta en escena. El caso es que optaron por dejar todo el escenario completamente a oscuras, de ahí que no haya fotos de la banda. Con un estilo mucho más “bronco” y lineal que sus anteriores compañeros de escenario; propiciaron el uso de tapones para los oídos en las primeras filas y llegaron a aburrir un poco, todo sea dicho. Y es que uno de los peligros de dejar un escenario sin iluminación y con una sala llena de humo, es que te puede pasar factura a la hora de trasmitir algo al respetable.

Ante un público expectante y con una sala ya totalmente abarrotada salían a un escenario atrezado con maniquíes a modo de monjes satánicos en cada esquina del mismo, los culpables de la leyenda negra del Black Metal noruego. Attila Csihar (vocalista) y los suyos salieron ataviados con sus túnicas, como llevan haciendo toda esta gira, y comenzaron con una potentísima versión de “Funeral Fog”, con una intro en la que Attila iba tomando posiciones sobre el escenario, a modo de monje loco.

El set no depararía muchas sorpresas en lo tocante a las canciones, al fin y al cabo, habíamos ido a escuchar y ver el álbum De Mysteriis Dom Sathanas, con lo cual uno no entiende muy bien las quejas por parte de cierto sector del público en cuanto a duración de concierto. Las canciones más asequibles del disco sonaron más bestias y potentes que en la propia grabación, así; “Pagan Fears” y “Freezing Moon” se me antojaron más siniestras y oscuras que de costumbre.

En “Life Eternal”, pasado el ecuador del concierto, Attila jugueteaba por el escenario con un cráneo que había sido dispuesto sobre una mesa de ceremonias adornada con dos candelabros, creando una atmósfera muy parecida a lo que pudiera ser el infierno en cualquiera de los imaginarios de los presentes. Vendrían después: “From the Dark Past” y “Buried by Time and Dust”, en la que un Attila ya totalmente desenfrenado se movía por el escenario como un auténtico “señor del caos”.

La canción que da título al disco seria la que cerraría una actuación de diez, con un Attila ya prácticamente desenmascarado y el resto del grupo a punto de romperse en una orgia de decibelios y exceso, en la que cabe destacar la batería de Jan Axel (“Hellhammer”) y el contundente bajo de Jørn Stubberud (“Necrobutcher”).

Así veríamos desaparecer entre la niebla satánica a sus majestades Mayhem mientras gran parte del público se preguntaba porque no había bises y se quejaba de la duración. Lo dicho: desde mi humilde punto de vista, hay que saber lo que se va a ver.

Concierto excepcional y organización, por parte de Madness Live, de ídem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.