Mission of Burma – The Obliterati (Matador)

Como los buenos regalos, el regreso de Mission of Burma es inesperado y duradero. Si el álbum Onoffon de 2004 fue una reaparición por todo lo alto tras 22 años de silencio, este The Obliterati viene a confirmar que el trío de Boston es y será mucho más que un lejano e influyente grupo punk de los 80 que desapareció en su día por los problemas auditivos de su guitarrista. The Obliterati, con composiciones a partes casi iguales de sus tres miembros (Roger Miller, Clint Conley, Peter Prescott), es tal vez su disco más agresivo y crudo. Abre nuevas puertas, pero sobre todo refuerza la condición de Mission of Burma como una banda capaz de crear una música que estalla en la cara del oyente sin subestimar su inteligencia.

Los de Boston son capaces de sonar experimentados sin perder insolencia, contundentes sin resultar pesados… y ambiciosos sin pasarse de pretenciosos cuando introducen algún que otro comentario político.

El tercer álbum de estudio de Mission of Burma se mueve en dos direcciones. Por un lado hay canciones inmediatas como la primera, “2wice”, con una sección rítmica que rompe en todas las direcciones y una guitarra hiperactiva. Y también está el post-punk personificado en el tercer corte, “Donna Sumeria”, con un sonido que va y viene sin complicarse más de lo necesario. Los méritos de The Obliterati recaen en su fuerza y credibilidad, más que en los alardes compositivos. En la segunda mitad del disco, temas como “Birthday” o el instrumental “The Mute Speaks Out” refuerzan la sensación de que The Obliterati contiene el punk-rock más rico e imperecedero que se puede escuchar a día de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.