Morgan Delt – Phase Zero (Sub Pop)

Phase Zero es el segundo disco (o tercero, depende de las fuentes consultadas) de Morgan Delt, y primero para el sello Sub Pop. Un salto a una gran compañía que, de entrada, parece haber atemperado un tanto el nervio creativo del músico californiano, ese afán de experimentación que derrochaba en su debut homónimo. ¿Buenas o malas noticias? Depende, siempre depende. Habrá quien eche de menos el riesgo y la singularidad, mientras que otros babearán al escuchar melodías reconocibles y más convencionales. Aunque cuidado, no es un disco de fácil digestión ni que soporte escuchas distraídas, todo lo contrario.

Morgan Delt sigue con sus homenajes a la psicodelia de los 60, a veces de una manera más indirecta, pasando sus referencias iniciales por el tamiz de los primeros años de este siglo (el toque lo-fi, los ecos a lo Ariel Pink), y en otras ocasiones de una forma más clara y sin demasiados vericuetos. No estamos ante un álbum de pop soleado y luminoso, de todos modos, repito el aviso. Abundan las extravagancias, temas que podrían haber figurado en el Smile de los Beach Boys o incluso en el debut de Pink Floyd, todo ello junto a algunas melodías delicadas y envolventes que se dejan entrever entre un aparente caos. Hay también canciones que toman un aspecto más conservador, como por ejemplo “Sun powers” o la que cierra el disco, “Some sunsick day”, pero en general abundan más las que acarrean consigo una carga alucinógena considerable, como es el caso de “Mssr. Monster” o “A gun appears”. Aquí y allá se encuentran resquicios, grietas por las que se cuela el fantasma de Syd Barrett para irse de juerga con los Flaming Lips, recoger a Tame Impala por el camino, disfrutar de una agradable velada con Mercury Rev, o marcarse unos duetos con Jacco Gardner.

Un disco más para engrosar la larga lista de artefactos neopsicodélicos que nos va dejando el siglo XXI. Un siglo que vive demasiado de cara al pasado pero que, en ocasiones, da frutos interesantes y con personalidad propia como el que nos ocupa.

¿Te apetece comentar?