MZK Loves You: Las canciones de San Valentín.

Reivindicamos el amor con motivo del día de los enamorados

Hoy es San Valentín, el llamado “día de los enamorados”, para muchos nada más que un invento de los grandes almacenes para vender regalos, para nosotros la excusa perfecta para hacer un especial de esos con los que tantos disfrutamos.

El amor y el desamor, temática tan recurrente en la história de la música popular, no es más que un sentimiento que nos ayuda a vivir cada día y que reivindicamos entre todos los que hacemos posible Muzikalia con una lista de cuarenta canciones que queremos compartir con vosotros.

Llamadlo regalo de San Valentín o simplemente tomadla como una compilación de canciones amorosas que hemos preparado pensando en vosotros. MZK Loves You.

Esperemos que las disfrutéis.

Disfruta de las canciones de San Valentín MZK en Spotify

 

“All my little words” The Magnetic Fields

Quien titule un disco de amor 69 Love Songs tiene un perverso – aunque bonachón – sentido del humor. Sólo la épica tenacidad de The Magnetic Fields puede, de verdad de la buena, llenar ese disco de exactamente lo que dice en la portada. 69 son, y a cuál más hermosa; un servidor, sin pretender sentar cátedra, se queda con esta.
Daniel Oliver

“Ballade de Melody Nelson” Serge Gainsbourg

No hay que hacer mucho caso del hortera videoclip, con corazones incluidos, del tema del cantante francés Serge Gainsbourg “Ballade de Melody Nelson”. La canción es el núcleo de uno de los mejores discos que nos ha dejado la historia de la música: Histoire de Melody Nelson (1971). El protagonista de la historia conduce un Rolls Royce de 1910, que pierde el control y atropella a la joven inglesa Melody Nelson, de entre 14 y 15 años que iba en bicicleta. Una auténtica Lolita. Se enamora perdidamente de ella y le declara en los primeros temas del disco (como la “Ballade de Melody Nelson”) su amor hasta llevarla a un “hotel particular” para instruirla en el arte del sexo. Melody partió después para Inglaterra en avión y sufrió un accidente que acabó con su vida en medio de un estruendo de música con lo coros celestiales de “Cargo Culte”. En “Ballade de Melody Nelson”, Gainsbourg define a su pequeña Lolita como su única razón.
Pere Francesch Rom

“Better Man” Pearl Jam

Una de las más bellas canciones acerca del amor resignado, del amor alejado de las pulsiones iniciales donde la pasión desaforada lo cubre todo construyendo irrealidades fascinantes que tan pronto se alzan como se desvanecen. Es el poso reflexivo, el de las uniones erosionadas que aún brillan en destellos espaciados, pero fulgurantes, las que consideran que más allá de una mentira, o de una duda, resplandece el sentir junto a la mejor persona que pueda haber.
Raúl del olmo

“Can´t do a thing (to stop me)” Chris Isaak

Un talismán en toda regla. Misterio, distancia y unas melodías volátiles. El talento de Isaak en la estela en la que Roy Orbison y The Shadows se dan la mano. Es probablemente una de las canciones que más me ha marcado tanto por su forma como por su contenido. Un precioso resúmen de sensualidad y melancolía que permanece año tras año ganando en melancolía, como debe ser.
Aldo Linares

“Don´t you know I love you” Findlay Brown

Pastoral y sesentera declaración de siete minutos de Findlay Brown, que bebe de la fuente de Simon y Garkunkel, se barniza de psicodelia y se apoya el banjo. Y así ¿quién va a decir que no?
Raquel García

“Feb. 14” Drive By-truckers

San Valentín es considerada por decreto la fecha que representa una festividad basada en el mercantilismo y no en la esencia de los enamorados. Pero, no pocas veces, dicha virtud de condenar el regalo, no deja de ser una excusa más, la enésima, por no volver a recordar o demostrar lo que se siente –o sentía quizá- hacia la persona que acompaña tu transitar vital. Déjate de integridades de anticapitalismo medio burgués y sé mi Valentín: cómprame una palmera de coco en la panadería del barrio, anda.
Raúl del olmo

“Girlfriend In A Coma” The Smiths

Una de mis canciones favoritas de los de Manchester. Fue editada en Inglaterra en el verano de 1987, y formo parte de las últimas sesiones de estudio de la banda. Poco antes de que Johnny Marr decidiera dejar la banda a cuenta de las discusiones con Morrissey, en buen parte propiciadas por la grabación de ciertas canciones para estas sesiones. La letra del tema habla de lo que siente un chico acerca del grave estado de salud de su novia, y no es precisamente lo que hoy entenderíamos como paradigma de canción políticamente correcta.
Fernando Del Río

“Gravity´s Rainbow” Klaxons

Detrás del aparente caos, la nada, las frases inconexas que hablan de paraísos imposibles, de paisajes desconocidos, o de mundos lejanos, los eléctricos Klaxons, camuflan entre disonancias, sonidos metálicos y guitarras medio enloquecidas un estribillo tan romántico como atrevido, una apuesta a ciegas por el futuro, un I´ll always be there for you my future love, que hacen de “Gravity´s Rainbow” una de esas extrañas y formidables canciones de amor tan poco “de amor”, que recordarás precisamente toda tu vida si ese futuro amor, algún día se convierte en presente.
David Claud

“Harvest Moon” Neil Young

“Porque todavía estoy enamorado de ti / Quiero verte bailar otra vez / Porque todavía estoy enamorado de ti / En esta luna de la cosecha”. Neil Young dio vida con su “Harvest Moon” a uno de los temas más bellos sobre el amor. La suave canción, que podría ser cantada en susurros al oído, está envuelta por un halo de melancolía y por la afirmación de que a pesar del paso del tiempo “estoy enamorado de ti”. Harvest Moon (1992) es mi disco preferido de Young y este tema es sólo la guinda de un álbum cálido y maravilloso. Tras años en la carretera y casi 20 años después de su álbum Harvest, el cantante canadiense regresó con su sonido más acústico.
Pere Francesch Rom

“I love you like a madmen” The Wave Pictures

No siempre el amor es idílico, épico ni poético. A veces se nutre de lo corriente, de lo ordinario y habitual. Así es como The Wave Pictures lo entienden en esta instantánea desgarbada, costumbrista y simpática.
Raquel García

“If lovin’ you is wrong, I don’t wanna be right” Luther Ingram

Aunque todos pensamos que el amor dura para siempre, lo cierto es que a veces no es así. Muchas parejas se rompen por diversas circunstancias. En ocasiones la culpa la tiene una tercera persona, y es interesante también conocer su punto de vista y sus sentimientos. Luther Ingram nos describe de una forma desgarradora el amor prohibido y clandestino.
Fidel Oltra

“I´ll be your man” Lloyd Parks

Lloyd Parks es una de las grandes voces del reggae. Pero en esta canción da un paso hacia otra dirección para acabar en el claroscuro de una composición tremenda hecha con el pulso que requiere. Cualquiera que busque un estremecimiento en unos cuantos minutos de sonido con contenido no puede dejar de escapar esta joya.
Aldo Linares

“I thought you were my boyfriend” Magnetic Fields

No se puede hablar de San Valentín y de música sin mencionar a Magnetic Fields, uno de los grupos que más y mejor han cantado el amor. Incluso en 1999 llegaron a dedicar un disco triple conceptual, (69 love songs, 1999), a este complejo sentimiento. Sin embargo, para resumir las contradicciones amorosas que envuelven a los Magnetic Fields, mejor una canción posterior contenida en el I (2004), “I thought you were my boyfriend” o cómo bailar en medio de una decepción.
Iñaki Espejo

 

“I´m in love” Antony and The Jonsons

Nos decía Antony allá por el Swanlights que estaba enamorado. Y para celebrarlo nos regalaba este tema peculiar, con pocos visos de canción de amor. Emotivo a la vez que singular y con un punto extravagante. Que no todo son flores y bombones.
Raquel García

“It´s true that we love one another” The White Stripes

Por una vez, que San Valentín sirva de algo a alguien que no sea un adolescente lobotomizado de una peli de Ron Howard. Amigos, niños, niñas, amantes, esposos, esposas, rindamos en esta señalada fecha un sentido homenaje a aquellos que nos han dejado, y nos han dejado por amor. Meg, Jack: qué bonitos fuisteis. Goodbye, me luvs, goodbye.
Daniel Oliver

“Just the way you are” Billy Joel

El amor plácido, doméstico, tranquilo. Aparentemente, para siempre. Las hormonas se calman y el placer compartido de lo cotidiano pasa a ser el principal vínculo. En esa situación no hay mejor regalo de cumpleaños para la persona amada que una canción que diga “no intentes cambiar para impresionarme, no te esfuerces…te quiero tal como eres”. Eso hizo Billy Joel en 1977.
Fidel Oltra

 

“Ladies And Gentleman We Are Floating In Space” Spiritualized

Este disco que surgió a raíz de uno ruptura amorosa contiene auténtica dinamita para el corazón. Algunas de las más desgarradoras declaraciones están contenidas en esta hipnótica canción, que a base de voces superpuestas no cesa de demostrar los más puros sentimientos. Abrasiva y sin contemplaciones.
Manuel Pinazo

 

“Lady came from Baltimore” Tim Hardin

Tim Hardin y su extraordinaria ingeniería armónica creaban canciones que tumban de emoción desde la más simple ejecución. Apenas dos minutos sirven para compadecernos del ladrón que no puede escaparse con el botín al estar perdidamente enamorado de su presa. Al final de la canción él y nosotros sabemos que es lo mejor que podía pasarle. Y si no es así a nadie le importa.
Jordi Dalmau

“Love Her” The Walker Brothers

 

El amor en su apogeo. El lirismo exacerbado de Scott Walker en una declaración totalmente demoledora. The Walker Brothers atesoraron un buen puñado de temas para el recuerdo, toda persona enamorada debe tenerlos a mano.
Manuel Pinazo

“Love Minus Zero/No Limit” Bob Dylan

A Bob Dylan se le rememora cuando hablamos de canciones protesta. Temas complejos de trasfondo inacabable y con duras letras. Un duro golpe de cruda realidad que también quedó plasmado en temas de Dylan sobre el amor y el enamoramiento y “Love Minus Zero/No Limit” es uno de esos temas. Suave y dulce, el de Minessota nos habla de ese amor que “ríe como las flores” y que ni “San Valentín no puede comprarla”, de ese amor que “habla suavemente”, que “sabe que no hay éxito comparable al fracaso y que el fracaso no es ningún éxito”. En la etapa que abandonó casi por completo su estilo folk por las eléctricas, Dylan renació y evolucionó con Bringing It All Back Home (1965), que incluye temas tan bellos como “Love Minus Zero/No Limit”. Un clásico. Una auténtica joya.
Pere Francesch Rom

“Love song 2009” Dent May

Dent May y su ukelele cantan al amor en un tema a medio camino entre un crucero kitch por las islas hawaianas y una fiesta en un campus universitario americano de los años 50. Luminoso, añejo, divertido.
Raquel García

“Lovesong” The Cure

El momento más romántico de Disintegration. La emoción que destila “Love Song”, sus arreglos de cuerda, su teclado religioso rebosante de tristeza se completa con esa retahíla de sensaciones que produce el estar al lado de la persona amada: clean, free, young… I will always love you..
Jorge Palomar

“Love me, please love me ” Michel Polnareff

La búsqueda del amor. El sufrimiento por los sentimientos no correspondidos. La ilusión de los primeros momentos del enamoramiento da paso a la tristeza, al miedo al rechazo, al desengaño. De todos modos siempre lo volvemos a intentar, una y otra vez. Y, si hace falta, suplicamos, como Michel Polnareff en su primer éxito, a mediados de los 60.
Fidel Oltra

“Lover you should’ve come over” Jeff Buckley

Una prueba más del talento compositor y, por encima de todo, vocal de Jeff Buckley. Una balada de vuelos épicos en la que el californiano plasma su confusión post-ruptura a través de una prosa tan irracional como el propio amor.
Jorge Salas

“Love will tear us apart” Joy Division

El amor es muy bonito; sobre todo en primavera. Seguramente por eso Ian Curtis se ahorcó una hermosa mañana de mayo. ¿Que tendrá eso que ver con el amor?, se preguntará más de uno. Seguramente ni un carajo: justo como San Valentín. Pero Curtis, profeta epiléptico y gurú del apestoso siglo veinte tomó su eterno descanso bajo una lápida en que se leía únicamente “Love will tear us apart”.

Ian sabía demasiado; por eso murió. El resto quedáis advertidos.
Daniel Oliver

“Maple Leaves” Jens Lekman

Si alguien se toma la molestia de leer las letras de Jens Lekman se encuentra con un escritor maravilloso. Orfebrería pop acompañado de historias que plasmadas en papel parecen pequeños cuentos con escenarios y personajes fascinantes. Y como aventajado discípulo de Stephen Merritt, todas sus canciones, como no podía ser de otro modo, son canciones de amor.
Jordi Dalmau

“My Lovelife” Morrissey

Una de las personalidades más sobresalientes del desamor por antonomasia es Morrissey. Desde sus épocas al frente de The Smiths, como en solitario, el de Manchester no ha dejado de cantarle al amor.

 

En este single simplemente nos pedía que le diéramos “a little something” a su vida amorosa. Gloriosa.
Manuel Pinazo

“Needles & pins” Ramones

Esta canción compuesta en los sesenta por Sonny Bono y Jack Nitzsche ha tenido muchos intérpretes. Yo me quedo con la de Ramones, que descubre al enorme baladista que Joey Ramone llevaba dentro. Porque los tipos duros también lloran.
Jorge Salas

“New boy in town” Helen Love

Hace poco que descubrí a Helen Love a través de esta canción en el último recopilatorio de Elefant, y la verdad que me enganchó. Y tras muchas escuchas, creo que sin duda me enganchó, porque me hizo recordar mis casi diarios y enfermizos enamoramientos de juventud. “New boy in town” refleja toda la frescura, las ganas, la inquietud y la vitalidad de un amor adolescente, tanto en su letra como en su música, que harán transportarte a épocas en las que posiblemente Smash Mouth, Sum 41 o Blink 182 sonaban en los cascos de tu Discman.
David Claud

“Nobody told me” Barzin

 

La tristeza del amor que ya no está: que bien sabe Barzin escribir emocionantes canciones de miseria y desconsuelo. ¡Y lo difícil que es olvidar!
Raquel García

 

“No One´s Gonna Love You” Band Of Horses

El descarnado grito del vocalista Bridwell puede hacerse propio en ese preciso instante en que quieres que entienda que nadie podrá quererla nunca tanto como tú. Conseguir que esa persona sea feliz es la incalculable recompensa diaria. La implicación y presencia de la canción es para llorar de pura emoción.
Raúl Julián

“Pesadilla en el parque de atracciones” Los Planetas

San Valentín es el día diseñado por las tradiciones comerciales para celebrar el amor, pero también puede servir para festejar el olvido. Enamorarse es maravilloso, pero tanto como superar una decepción cuando la persona elegida no ha sido la adecuada. Si te encuentras en esa situación, quienes mejor te pueden ayudar son Los Planetas.
Iñaki Espejo

 

“Preta Pretinha” Novos Baianos

A una negra, negrita, le cantaban los Novos Baianos con toda esa dulce exhuberancia tropical que en el Brasil de los setenta adquiría dimensiones pandémicas. De primeras parecería no ser apta para diabéticos pero todo está tan bien dibujado, todo tan en su justa medida, con esa tranquila alegría, que es difícil encontrar una canción que nos dé el punto exacto de emociones necesario para afrontar con éxito una ansiada cita.
Jordi Dalmau

“Por si alguna vez te vas” La Casa Azul

Durante muchos años, “Por si alguna vez te vas” estuvo encaramado al número uno de mis canciones de amor, y aún a día de hoy puede que esté por ahí cerca. Una de esas maravillas a mitad de camino entre el amor más profundo y la melancolía más desgarradora que solo alguien como Milkyway sabe realizar, y que alcanza su mejor expresión en un estribillo, que a más de uno tantas veces le habrá hecho llorar sonriendo de felicidad, mientras abrazaba a un amor del que no se quería saber la fecha de caducidad. Cuantos habremos aprovechado que esta tarde brilla el sol, por si el lunes cambio el tiempo, y con el cambia nuestro amor o habremos guardado algo de querer, por si alguna vez se va, hacer ver que está ahí, que cada vez te quiere más…
David Claud

“Stand Inside Your Love” The Smashing Pumpkins

La banda que despertó en mí la angustia adolescente del amor fue Smashing Pumpkins. Pocos artistas han escrito más canciones que la pluma de Bill Corgan acerca del anhelo por sentir y huir de un mundo gris a través del hechizo transitoriamente eterno del que gozan los enamorados. Sobre ello, y sobre las consecuencias inevitables del vacío que deja la sima de la desilusión que seca el corazón de los amantes. “Stand inside your love” fue una de sus últimas joyas y supone una oda al amor místico inalterable. Tan fantástico e irreal como su precioso vídeo, una vez más tributo al cine mudo de principios del siglo pasado.
Raúl del olmo

“Stay Together” Suede

Poco antes de publicar Dog Man Star, la dupla formada por Brett Anderson y Bernard Butler firmaba en formato single esta canción situada entre sus mejores composiciones gracias a la envolvente voz del primero y las evocadoras guitarras del segundo. Se recomienda escuchar la versión completa de ocho minutos.
Raúl Julián

“Something about us” Daft Punk

Aunque el dúo francés tiene algún que otro tema más San Valentín (¿”Digital love”?), ésta es la canción. Un medio tiempo sencillísimo, con un groove de aroma a clásico y una letra que ahonda en lo incoherente de los designios sentimentales.
Jorge Salas

“The Downtown Lights” The Blue Nile

Madrugadas y brumas, camas deshechas y copas de vino a medio beber, calles desiertas y luces brillantes. Paul Buchanan logra sublimar un instante a tu lado de manera majestuosa. 6 minutos y 30 segundos insuficientes que se cierran con unas guitarras que acarician, ¿o arañan?, como un último beso. Nobody loves you this way.

Jorge Palomar

“The KKK Took My Baby Away” Ramones

Una canción de desamor a prueba de bombas, como casi todas las del cuarteto de Queens. Fue compuesta por Joey Ramone a raíz de la ruptura con su novia Linda. Lo peor no fue que Linda abandonara a Joey, es que le abandono por Johnny Ramone, convirtiéndose en la esposa de este unos años más tarde. No hace falta rebanarse la sesera para darse cuenta que en la canción, The KKK (El Kukuxklán) representa a Johnny Ramone, conocido también por sus ideas ultraconservadoras y nada disimuladas, muy al contrario que Joey.
Fernando del Río

“Thee Oh So Protective One” Girls

Clásico desde el momento de su publicación, el último ep de Girls lo inicia esta maravilla. Corazones teenagers rotos en pedazos, pistas de baile a medio barrer al amanecer, lágrimas de autocine y trompetas con las que bailamos abrazados tu y yo, mi amor.
Jorge Palomar

 

“This One´s for You” Ed Harcourt

El londinense resulta en ocasiones demasiado forzado, pero no así en este tema incluido en su tercer disco Strangers. Melancolía, belleza y credibilidad. Una dedicatoria simplemente preciosa y dotada de la esperanza que siempre aporta esa persona querida e imprescindible en una vida.
Raúl Julián

“Til the day” This Is The Ivy League

La historia del enamorado no correspondido es tan antigua como la del propio amor. Y This is the Ivy League la retrata a la perfección en este tema al más puro estilo Kings of Convenience, con dos guitarras, su juego vocal y una dosis pequeña de ironía y otra enorme de resignación.
Raquel García

“Tres días” Juan y Junior

Tentado estuve de escoger la versión que hicieron Los Flechazos de este tema. Pero al final creí justo poner la original del dúo Juan y Junior. Juan y Junior se unieron en 1967, justo después de que ambos abandonaran a Los Brincos. El dúo grabo una pequeña colección de singles con no mucho tino, todo hay que decirlo, hasta su separación a finales de 1968. Pero esta canción condensa en menos de tres minutos todo lo que se le puede pedir a una buena canción pop de amor. Atención a la guitarra solista, repito, España año 1967.
Fernando del Rio

“Weightlifting” Trashcan Sinatras

Es un talismán que últimamente no deja de sonar. Una historia cotidiana, de pensamientos que no se expresan y de tranquilidades que llegan en silencio. Trashcan Sinatras siempre han sido discretos y eso se nota en el menos es más de sus canciones. Una bella canción para mirar por la ventana buscando un bonito punto donde fijar la mirada y reconocerse.
Aldo Linares

“When Love Breaks Down” Prefab Sprout

El fin del amor, los engaños, el daño y el dolor. Esto y más, envuelto en seda como sólo Paddy McAloon es capaz. Pocas veces una canción de desamor ha sonado más luminosa, especialmente en la soberbia versión acústica de 2005.
Jorge Palomar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.