Naja Naja – Unthought (Discos De Nuestra Señora)

Busco en Wikipedia y resulta que la Naja Naja es una serpiente venenosa que habita en el subcontinente indio y que desprende un veneno letal que afecta al sistema neurológico. En la mitología india, por otro lado, este reptil es adorado, y se representa a Shiva alrededor de ella en augurio de protección. También el nombre de este grupo sevillano me retrotrae a civilizaciones arcanas, y a cantos mántricos. Bien, un poco de todo esto (y mucho más) tiene cabida en esta experiencia inmersiva que es la escucha de este grupo comandado por Xavier Castroviejo (voz y teclados) y Juan G. Acosta ( cacharrería varía y coros). Son, por desgracia, poco conocidos, pero algún día se les hará justicia. No albergo ningún tipo de dudas.

Este segundo disco que han conseguido editar no sin esfuerzo, “Unthought” (Discos De Nuestra Señora, 2018), redundan en un cancionero repleto de ideas originales llevadas a su terreno con soltura. Ya desde la portada todo en este trabajo es sugerente: una estatuilla antigua es sodomizada por todos los costados y ángulos por rayos infrarrojos de colorines, y en contraportada emulan una escena de distopía costumbrista heredada de David Lynch (sofá rojo, los dos componentes del grupo sentados mientras Xavier aspira oxigeno de una bombona).

Las canciones merecen un monumento por su audacia, y son para quien esto suscribe el cancionero más inspirado que ha escuchado este año. A saber, canciones que saben extraer lo mejor de la era del reciclaje, y son todo músculo y furia. Empiezan con “Crown is yours” donde unas guitarras circulares acolchan una melodía que puede recordar al hieraismo de los The Psychedelic Furs, y acto seguido con “This is a depression” mantienen el tipo a ritmo de upbeat funky y unos sintes que se arriman a las ascuas del Bowie más introspectivo. Los mejores momentos de Killing Joke también asoman dando lustre al tacto siniestro y gótico de “Lying” y “Nameless” (esta última tiene puntos en común con el movimiento Rock In Opposition).

El detritus industrial aparece al comienzo de “Avoiding the cyborg” para luego hacerme recordar los ritmos sincopados de Ciudad Jardín pero con mayores dosis de testosterona, y en “The cycle” uno se rasga los ojos porque parece un sirtaki psicodélico cantado por Lou Reed. Difícil quedarse con un solo tema de este espléndido disco, pero acabar con “Asphalt” (¿se acuerdan de Von Südenfed, aquel efímero proyecto de Mark E. Smith y Mouse On Mars?, pues a eso suena añadiéndole un poco de Suicide) es para rendirles pleitesía por el resto de mis días. Ovación.

Escucha Naja Naja – Unthought

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.