Nos dejó el quinto Ramone, Arturo Vega.

El que fuera diseñador del famoso logo de los Ramones, ya sabéis; ese círculo con el águila y los nombres de los componentes, falleció el 8 de este mes en Nueva York a los sesenta y cinco años de edad por causas aún desconocidas.

Arturo Vega nació en Chihuahua (México) y muy pronto se marchó a Nueva York a probar fortuna, ciudad en la que desempeñó varios trabajos hasta poder vivir de sus diseños y cuadros. A mediados de los setenta conoció a los Ramones y muy pronto se hicieron grandes amigos. Como él mismo relataba; fue técnico de luces de los primeros conciertos de los cuatro de Queens, llegando a probar luces blancas para que hubiera una mejor iluminación de escenario, cuando en aquella época nunca nadie hubiera usado ese tipo de luces.

¿Pero qué hay detrás del famoso logo de los Ramones para que haya trascendido a toda su obra? Según palabras del propio Arturo, se le ocurrió la idea después de un viaje a Washington, allí se quedó impresionado por todo el ambiente presidencial que había en la ciudad y por la cantidad de banderas que se podían ver por todas partes. A su regresó a Nueva York pensó que los Ramones necesitaban un escudo que les identificara como algo grande.

Inspirado en la hebilla de un cinturón (que sale en la contraportada del primer álbum de la banda) decidió que el águila sería parte del escudo, haciendo algunos cambios respecto al águila del escudo norteamericano; la rama de olivo que el ave sujeta en una pata sería sustituida por una rama de manzano (ya que no había nada más norteamericano que la tarta de manzana) y las flechas por un bate de beisbol, porque Johnny era un fanático de este deporte.

Rápidamente el logo fue estampado en camisetas que pasaron a venderse en sus conciertos, llegando a ser de las primeras bandas de la historia en llevar su propio merchandising en sus shows.

Tal y como relatamos en nuestro especial de Joey Ramone, publicado anteriormente, Arturo fue más que el diseñador del logo de los Ramones, ideó el diseño de muchos carteles, dirigió algunos de sus videoclips, pero sobre todo: fue un gran amigo de la banda y de sus miembros hasta el fin de sus días.

El propio Joey y Dee Dee estuvieron viviendo en el Loft, propiedad de Arturo, muy cercano al CBGB, cuando los dos Ramones tuvieron problemas en sendos hogares, dándolos la oportunidad de estar más cerca del barrio de Bowery, cuando la banda más lo necesitaba. Además de ofrecerles el loft para hacer y grabar una de sus primeras actuaciones fuera del CBGB, y que les serviría como parte de la carta de presentación para la discográfica Sirex.

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que ha muerto el quinto Ramone. Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.