Novedades Carminha – Juventud Infinita (Ernie Producciones)

Con estos gallegos voy a permitirme una licencia localista. Llamadme provinciano: Novedades Carminha té cosetes. Traducido estrictamente como “tiene cositas”, esta fórmula valencianamente patentada sin necesidad de descolgar el teléfono y llamar a Calatrava es el equivalente al “tiene algo”, y sirve principalmente para referirse a cualquier cosa que, si bien no destaca especialmente por nada, ni recibe la mayoría de las miradas, oculta en su interior las propiedades típicas de un diamante por pulir.

El trío de Santiago no ha descubierto la sopa de ajo; tampoco es que el garage-punk se caracterice por ofrecer demasiado margen de maniobra para la evolución. Digamos que Novedades Carminha trabaja cuatro cosas humildes, pero lo hace tan bien que, ¿a quién le importa que no hayan inventado la gaseosa? A su arte para fabricar artefactos de punk de pista de baile y cama redonda hay que sumarle un par de hechos consumados en su último disco. En Juventud Infinita, los gallegos certifican su habilidad para diseñar proclamas ideales para noches de hedonismo desenfrenado o, en su defecto, estados de Whatsapp originales; el volumen y la brillantez de su lírica los empareja directamente con sus paisanos de Triángulo de Amor Bizarro. Además, este tercer disco, más grueso y rico que los anteriores, despliega sus alas para sobrevolar y encontrar ese lugar perfecto en el que se cruzan pop y rock, amor y sexo, cansera y felicidad.

Ángel Kaplan ha sabido recoger el estado de gracia de los gallegos y producirlo de forma que luzca mucho más de lo que lo había hecho hasta ahora. Acomodados en un lugar imposible entre, otra vez, Triángulo de Amor Bizarro (“Juventud infinita”, “Dévorame otra vez”) y Mujeres (“Quiero verte bailar”, “Antigua pero moderna”, “Capricho de Santiago”), Novedades Carminha brilla más que nunca en su papel de hedonistas y vividores de una vida que apenas nos dejan vivir ya. Juventud Infinita es una colección de vida alegre que no cede ni un poquito en su fabricación de hits de menos de tres minutos. La hipnosis garage de “Juventud infinita” (“o follamos todos, o me tiro al río“), la segunda entrega de “Jódete y baila”, “Quiero verte bailar”, la actualización gamberra del pop en “Antigua pero moderna” (“suena Julio Iglesias y enseñas las tetas“), la guitarra de “Devórame otra vez”, la épica inusitada de “Tú antes molabas” (“desde que eres indie te noto apagada“) o las fantásticas serenatas estivales de “Capricho de Santiago” y “Fiesta tropical” (“nadie te morrea como te morreo yo“) son las mejores muestras del salto definitivo de Novedades Carminha. Grandes de España.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.