Oasis – Heathen Chemistry (Sony)

Vuelven los Gallagher y eso siempre es motivo de polémica: no suelen dejar a nadie indiferente, o se les ama o se les odia. Una vez más, proclaman a los cuatro vientos que son los reyes, que el nuevo disco es mejor que sus predecesores. Y en parte, tienen razón: Heathen Chemistry supera al anterior (Standing On The Shoulder Of Giants), pero no alcanza el nivel de aquellos Definitely Maybe y (What´s The Story) Morning Glory?. Se trataría de un gran disco si hablásemos de otra banda o cualquier grupo novel, pero a ellos debemos exigirles algo más.

El presente pasa por una mayor estabilidad e integración de todos los componentes (en el aspecto compositivo Liam es el autor de tres temas, Gem de uno y Noel del resto), la producción es más cuidada y podemos encontrar tres o cuatro canciones que nos hacen recobrar el optimismo sobre futuras obras de los de Manchester.

Heathen Chemistry arranca con el primer single, “The Hindu Times”, una melodía sencilla y directa, con un repetitivo riff de guitarra que recuerda al “Street Fighting Man” de los Rolling Stones. Sin embargo, entre los once temas, destaca (el estribillo de) “Stop Crying Your Heart Out”, una balada -¡cómo ganan cuando es Liam quien las canta!- en la línea de aquellos himnos que encumbraron a Oasis en sus inicios. Es la joya del disco.

Otro momento digno de resaltar es “Songbird”, en la cual Liam nos sorprende con un talento compositivo a la altura de su calidad como vocalista (tras el fallido “Little James” del SOTSOG), y que nos viene a confirmar la obsesión que padece el hermano rebelde por Lennon. Una pena que sólo dure un par de minutos. Además, sigue siendo uno de las mejores cantantes del panorama internacional, simplemente hay que deleitarse con “All In The Mind”, donde arrastra su voz ronca al estilo de “Who Feels Love”.

El resto se completa con la primera aportación de Gem Archer, “Hung In A Bad Place”, o los dos temas restantes de Liam, “Born On A Different Cloud” y “Better Man”, las tres en una línea más rockera; la instrumental de turno; y el empeño de Noel en tener su protagonismo al frente del micrófono, con más fortuna y frescura en “She´s Love” (interesante al menos) que en “Little By Little” (típica balada cara-b) o la cansina “Force Of Nature”.

En definitiva, un disco notable que nos hace albergar esperanzas de que los Gallagher hagan justicia a sus egocéntricas afirmaciones en próximas publicaciones. Noel dijo en su día que no pararía hasta encontrar su propia “Strawberry Fields Forever”: ha retomado la dirección correcta, pero aún queda camino que recorrer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.