OMD – Madrid (La Riviera) 15/02/18

Lo de OMD es tremendo. Pioneros de la electrónica en Inglaterra, muy experimentales en sus inicios, haciendo tape loops con influencias de Kraftwerk, tocaron el cielo del techno pop con tres discos FUN-DA-MEN-TA-LES en 1980-81 y siguieron manteniendo ese toque raro que les distinguía de muchos correligionarios de género y una más que notable veta ambiental que cristaliza en el maravilloso Dazzle Ships (1983). A partir de ahí, varios discos en los que, si bien no llegaban al nivel estratosférico de sus primeras obras, siempre, siempre, dejaban algún single memorable; su incursión en el cine –“Éramos una banda electrónica muy joven y muy cool…y entonces vendimos nuestras almas a Hollywood” – comentaba ayer McCluskey – unos años en los que el techno pop no estaba bien visto y que se dejaron a muchos otros por el camino…y, de repente, cuando nadie lo esperaba así, el renacer. Ya en el lejano Summercase del 2007 dieron un concierto que dejó a propios y extraños con la boca abierta, y en 2010 iniciarían una nueva tríada triunfal compuesta por History of Modern (2010), English Electric (2013), y el reciente The Punishment of Luxury (2017), que era el pretexto para el reencuentro, ayer, con los fans.

Fans que abarrotaron La Riviera, con una media de edad bastante superior a los 40 años pero que disfrutaron como niños ante una nueva muestra de que los de Liverpool están muy, pero que muy vivos.

Prometieron canciones nuevas, canciones viejas…y BAILE. Y vaya si cumplieron. De entrada y antes de tocar una sola nota, la ovación que se llevaron sentó las bases de lo que habría de ser todo el concierto, y les dejó ver que en España tienen un público fiel y muy entusiasta.

Sonaron en los primeros momentos del concierto “Ghost Star” e “Isotype”, del último LP, tras la que se colgó el bajo y sabíamos que venía algo grande: “Messages” del primer LP (OMD, 1980) se perfila como uno de sus mejores temas en directo, ganando mucho en intensidad a la versión en disco. Siguieron con “Tesla Girls”, la muy notable “History of Modern Part I” y “(Forever) live and die”, la primera que iba a cantar Paul Humphreys.

Tras ella vendría uno de los momentos más emotivos de la noche con la maravillosa “If You Leave” – si puedes recordar la escena del baile en La Chica de Rosa (Pretty in Pink, Howard Deutch, 1986) y no soltar una lagrimilla, háztelo mirar – y el terceto de Architecture & Morality (1981), quizá su LP más popular, que componen “Souvenir”, “Joan of Arc” y “Maid of Orleans”, la demostración más evidente de que las máquinas pueden sonar cálidas y que se pueden hacer canciones sin estribillos – o con estribillos instrumentales – e incluso tener hits con ellas. A estas alturas ya estábamos rendidos al carisma de Andy McCluskey, instalado en una eterna juventud envidiable y con la misma energía y ganas de pasarlo bien que en sus inicios y, sobre todo, fenomenal de voz. Incluso el sonido de la sala, no siempre decente, estuvo a la altura. Andy, mesiánico, dirigía al público en sus aplausos y le hacía bailar a su antojo, solo dos personas en el escenario se bastan y se sobran para hacer de un concierto un fiestón.

Paul Humphreys incluso rompió un pedal al más puro estilo rock and roll, parón momentáneo que un McCluskey muy locuaz aprovechó para bromear con el público.

Tras el recuerdo al Architecture… llegaron “Talking Loud and Clear”, “What Have We Done?” por aquello de tocar algo del último, y la parte más “comercial”, con “So in Love”, “Locomotion”, “The Punishment of Luxury”, “Sailing on the Seven Seas” y la celebérrima “Enola Gay” que, lógicamente, puso la sala patas arriba, con el público coreando el “estribillo” de teclado y con unos Andy y Paul emocionados sobre las tablas, agradeciendo la increíble respuesta del público madrileño.

Se retiraron con el público aún coreando, para regresar en pocos minutos y regalarnos 3 maravillas más, “Pandora’s Box”, incluida en Sugar Tax (1991), la preciosa “Secrets” y acabar por el principio con “Electricity” muy adecuada para describir la sensación general que dejó el concierto, que nos dejó unos OMD en estado de gracia y con un presente y un futuro luminosos, algo de lo que muy pocos compañeros de generación pueden presumir.

2 comentarios sobre “OMD – Madrid (La Riviera) 15/02/18

  • el 17 Febrero, 2018 a las 12:25 am
    Permalink

    Fantástico como dijo Andy! Jaja. Espectacular el concierto. Que podrían haber traído los otros dos músicos? Sí, pero ahí están, dándolo todo.
    Y qué decir de la voz de Andy, de maravilla, conservando ese timbre tan característico y espectacular en los falsetes. Chapó.
    Gran ovación después después de Maid, tarareando Enola Gay. Noche perfecta y mágica. Hacía tiempo vaya, hubiese sido sido mejor con menos móviles y gente un poco más metida en el show en vez de hablar tanto. Menos mal q no habían sillas q si no ya… Qué poco respeto esto último para los artistas.
    Personalmente, prefiero este tipo de recintos.
    Grandes OMD

    Respuesta
  • el 17 Febrero, 2018 a las 10:41 am
    Permalink

    Impresionante!, y lo mejor poderlo disfrutar con nuestra hija de 15 años, dos generaciones unidas por la misma música, inolvidable. Deseando repetir lo antes posible.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.