Paul Weller + Holy Bouncer (La Riviera) Madrid 15/9/17

Entradas agotadas para la visita a Madrid de Paul Weller como nos comentaba, minutos antes de la actuación, la encargada de prensa de Live Nation; la promotora que ha propiciado la gira española del “Modfather”.

La madrileña sala La Riviera presentaba un aspecto algo “desertizado” a la hora de apertura de puertas y es que el público “talludito” que sabe más de la vida, prefiere apurar las cañas en los bares aledaños a la sala a hacer los deberes para coger primeras filas. Antes del concierto del británico salían a escena, ante una sala prácticamente vacía, los barceloneses Holy Bouncer que, con rock psicodélico con ascendencia blusera, trataban de que se les prestase algo de atención.

Sea como fuere, durante unos escasos y testimoniales 25 minutos, se despacharon con efervescencias lisérgicas como: “Hippie Girl Lover” que da título a su debut o “Anticipation”, también de las más reseñables. Inevitable acordarse de los Stones de finales de los sesenta/principios de los setenta viendo a unos Holy Bouncer que derrochan actitud y juventud.

Saltaba ya al escenario Paul Weller acompañado de su inseparable guitarrista y amigo, Steve Cradock (Ocen Colour Scene) en buena parte culpable de que los directos de Weller sigan funcionando como el primer día de su carrera en solitario. Los tres primeros temas estaban elegidos para lograr un golpe de efecto – bien jugado Paul- ante un personal ya rendido de antemano; “White Sky”, “Long Time”, “I´m Where I Should Be”, todas del álbum Saturns Pattern (2015) para seguir con la primera de la noche de The Style Council; “My Ever Changing Moods”. No era cuestión de bajar la intensidad lograda en tan solo cuatro canciones, por eso el setlist continuaba con, “Have You Ever Had It Blue”, otro tema clásico de una de las formaciones más infravaloradas del “Universo Pop”.

Para ese entonces había algunos asistentes al bolo del británico que estaban prácticamente volando de satisfacción por la sala, mientras otros ejercían de persona a un dispositivo móvil pegada, tratando de grabar lo que fuera (aunque luego no se vea nada) pero de esas manías contemporáneas hablamos otro día. Pudimos comprobar como los temas de su A Kind of Revolution (Parlophone 2017) no le tienen miedo al directo y están dispuestos a hacerse un hueco entre los clásicos del setlist del británico. Algunos temas del citado álbum, como: “Nova”, “Long Long Road”, la celebrada “Woo Sé Mama”, o “She Moves with the Fayre” se fueron intercalando con una selección de toda su carrera, entre los que destacarían: “Into Tomorrow” de su primer disco en solitario, “Friday Street” y “Peacock Suit” ambas de una de sus obras cumbres; Heavy Soul (Island Records 1997).

No se olvidó de tocar una también muy celebrada “Shout to the Top!” de los comentados The Style Council, algo ralentizada para mi gusto. Aunque aún saldría hasta en dos ocasiones, terminaría el grueso del concierto con “Whirlpool´s End” del álbum Stanley Road (Go! Discs 1995).

Ya en los bises otra selección de temas de su carrera, tanto en solitario como con The Jam, la banda Mod más Punk de la historia, lograron poner un auténtico broche a un concierto ya de por sí perfecto. Destacarían: “Broken Stones” con un Paul Weller sentado al piano y mucho más simpático de lo habitual, debe ser que la edad le pone blandito, “Start” de The Jam, “The Changing Man”, para finalizar con una apoteósica “Town Called Malice”, también del trio que dio el pistoletazo de salida del llamado “Revival Mod” de finales de los setenta.

Paul Weller no solo dio un concierto en La Riviera de Madrid, también volvió a dar sentido a una carrera sin apenas fisuras, cambiante y arriesgada, que no se queda anquilosada en el pasado. Y todo eso con un cancionero variado y un setlist a salvo de tiempos muertos y chorradas. Por algo es el puñetero “Modfather”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.