Peter Hook & The Light (Sala Mon) Madrid 24/11/17

Hay muchas razones para no ir a un concierto de Peter Hook en 2017. Los conciertos de viejas glorias suelen ser celebraciones onanistas de un pasado glorioso que dejan al público con una sensación un tanto agridulce de “Esto debió ser increíble en su momento pero ahora…”.

¿Qué pasa? Que uno tampoco se va a resignar, solo por su edad, a no ver a determinados músicos legendarios encima de las tablas cuando hay ocasión, y si la ocasión es tocar seguidos el Substance de New Order y el de Joy Division, es una de las buenas.

Salen los músicos al escenario, empiezan las primeras notas de “Ceremony” y ya te recorre todo el cuerpo un escalofrío. Una de las últimas canciones escritas por Ian Curtis, la canción aún es más de Joy Division que de New Order. La evolución de esta segunda encarnación de los mancunianos se hace evidente según van cayendo los singles;  “Everything’s Gone Green”, “Temptation” y el celebérrimo “Blue Monday” hicieron que la gente se viniera arriba. “Thieves Like Us”, una de las canciones favoritas del propio Hook, sonó fantástica; En algunas canciones, como “Confusion”  o “The Perfect Kiss”, asumía el papel de cantante David Potts (Monaco), con un timbre de voz mucho más similar al de Bernard Sumner.

Fueron cayendo, en el mismo orden que en Substance, singles más flojos (“Shellshock”, “State of the Nation”) con las grandes de su catálogo como la preciosa “Subculture” o las absolutamente infalibles “Bizarre Love Triangle” y “True Faith”, acabando en todo lo alto. Un acierto empezar con New Order, como se iba a comprobar enseguida.

Tras el consabido descanso para separar ambos grupos, salieron para volarnos la cabeza con el repertorio de Joy Division con una fuerza tremenda y una más que notable ejecución, muy bien todos, mención especial para Paul Kehoe, que tenía que tocar las partes de, para mí, uno de los mejores baterías de todos los tiempos, Stephen Morris.

Ya con la primera, “Warsaw”, dieron un puñetazo sobre la mesa y dejaron claro que vale, no son Joy Division, tampoco son New Order, pero es quizá la mejor ocasión que vas a tener de ver tocar sobre un escenario unas canciones irrepetibles. Sonaron también poderosas, físicas, hirientes, “Leaders of Men” y “Autosuggestion”, dando paso al demoledor inicio de “Transmission”, insuperable, uno de los momentos ágidos del set, y “She’s Lost Control” , para atacar la parte final con “Incubation”, “Dead Souls”, “Atmosphere” (que dedicó a Ian Curtis) y “Love Will Tear Us Apart”, que, previsiblemente, desató la locura del público ( aunque nunca he entendido el empeño de corear el precioso arreglo de teclado como si fuera el A por ellos, oé). Aún hoy sorprende lo increíbles que eran Joy Division, es algo que no se puede explicar.

Los bises aún deparaban grandes momentos como “Procession”, “Disorder”, “Isolation” o “Shadowplay”, en la que aún nos parecía ver a unos bisoños pero abrasivos Joy Division tocando en el programa de Tony Wilson y cambiando para siempre la historia de la música.

Inevitable no pensar  en mejores tiempos pasados con sus otrora compañeros de grupo, pero muy buen concierto de Peter Hook and the Light repasando con impecable solvencia un cancionero magnífico.

Foto: Facebook de Peter Hook & The Light.

4 comentarios sobre “Peter Hook & The Light (Sala Mon) Madrid 24/11/17

  • el 27 Noviembre, 2017 a las 10:22 am
    Permalink

    Fui a dos conciertos de él. Ni me preguntéis con qué grupo o cómo. El último creo q en 2008. Las dos veces tuve la oportunidad de hablar con él, hacerse la foto y tal, solo un rato. Bueno, pues siempre me ha parecido muy distante y borde. Vamos misma actitud hacia sus excompañeros de New Order y es q este tío hizo mucho daño a la banda y a partir de ahí, CRUZ. No he vuelto a ir a ningún concierto en plan aprovechándose del tirón q todavía tiene Joy Division y New Order.
    New Order están mejor sin él.

    Respuesta
  • el 27 Noviembre, 2017 a las 11:02 am
    Permalink

    Sí, parece que su fama de borde está justificada, a mí hubo varias preguntas que no quiso contestarme en la entrevista…es el dilema entre el músico y la persona. El concierto estuvo bien, pero entiendo perfectamente lo que dices.

    Respuesta
  • el 27 Noviembre, 2017 a las 12:14 pm
    Permalink

    No podía perderme la oportunidad de escuchar en directo a dos de mis bandas preferidas (dos en una).
    No importó el exceso de uso de caja de ritmos, con algún fallo, que infundió por momentos de efecto “play-back” al concierto.
    No importó la aparente desconexión de la banda con el público.
    Ni tan siquiera importó que a Peter no se le oyera en muchas canciones (sobre todo en el primer tercio de concierto).

    Tener la oportunidad de escuchar en directo semejante (y talentoso) bagaje musical de uno de los nexos musicales más importantes (junto con The Cure) entre el post-punk y el pop-rock, podía con todo lo anterior.

    Si todo me resultó emotivo, el climax lo alcancé al escuchar los primeros acordes de “Atmosphere”, de los pocos momento de “conexión” de la banda con el respetable.

    Cuando un concierto aúna desde cincuentañeros hasta veinteañeros coreando de principio a fin letras de canciones casi olvidadas, cuando acuden padres con sus hijos (alguno incluso afirmaba no haber ejercido influencia musical alguna haci su vástago), cuando ocurre todo esto yo sólo puedo terminar con un…¡¡¡fué histórico!!

    P.D:
    Peter será borde, maleducado y algunas otros despectivos más que generen animadversión hacia su figura…la música no.

    Respuesta
    • el 27 Noviembre, 2017 a las 1:39 pm
      Permalink

      Totalmente de acuerdo Carlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.