Primal Scream: Sus discos del peor al mejor

Disfrutar del directo en sala de Primal Scream es motivo de celebración y que la banda no se prodiga en giras por nuestras tierras tanto como quisiéramos. Eso no quiere decir que no les hayamos tenido por aquí un buen número de ocasiones los últimos años, pero principalmente ha sido encabezando los mejores festivales patrios.

Su último paso por salas fue hace nada menos que hace siete años, con la presentación de Screamadelica, una ocasión un tanto especial, que se repetirá el próximo junio con una nueva gira, en esta ocasión con su último disco Chaosmosis (2016) bajo el brazo (11 junio – Barcelona, Razzmatazz / 12 junio – Madrid, La Riviera) después de que el pasado año tuvieran que cancelar su presencia en el ARF por una lesión en la espalda de Bobby Gillespie que les apartó unos meses de los escenarios.

Como la ocasión lo merece, vamos a hacer un rápido recorrido por los 11 trabajos de la carrera de Primal Scream, para recordar algunas de las canciones de una banda cuya principal virtud es tocar todos los palos imaginables y hacerlo siempre bien. Este eclecticismo les ha convertido no solo en una de las formaciones de referencia de las tres últimas décadas, sino en una perfecta maquinaria de rock que lleva a su terreno piezas de rock clásico, garage, electrónica o el pop más hedonista.

Por eso desde aquí este pequeño recorrido por sus discos, del menos bueno al mejor, protagonizado por temas incluidos en los mismos.

11. Riot City Blues (2006)

10. Chaosmosis (2016)

9. Beautiful Future (2008)

8. Primal Scream (1989)

7. Give Out But Don’t Give Up (1994)

6. Evil Heat (2002)

5. More Light (2013)

4. Sonic Flower Groove (1987)

3. Vanishing Point (1997)

2. XTRMNTR (2000)

1. Screamadelica

2 comentarios sobre “Primal Scream: Sus discos del peor al mejor

  • el 2 Febrero, 2017 a las 4:32 pm
    Permalink

    Ufff. Difícil clasificar categóricamente. Yo pondría al mismo nivel, aunque sean muyyy distintos, Screamadelica (cantado y reconocido por todo el mundo), Vanishing Point (un discazo con menos bombo pero bueniiiiiiísimo), y el XTRMNTR (una soberbia bomba musical rayana en la incitación a la violencia contestataria).
    Del resto, en todos, todos los discos, hay auténticas joyas.
    Primal es mucho Primal. Se han atrevido absolutamente con todo. Y en nada han hecho el ridículo.
    Chapeau.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.