Queens Of The Stone Age – Sala Arena (Madrid)

Todos estábamos esperando la visita de un invitado muy especial esta noche. Pero Mark Lanegan no viajó a España junto a QOTSA, tal y como se había anunciado en algunos medios de comunicación. Sabiéndolo de antemano (yo lo supe a las 5 de la tarde), uno se prepara de diferente manera para disfrutar de un concierto atronador.

A las 8:30 más o menos se abrieron las puertas de la Sala Arena, y los primeros que entramos pudimos ver por allí a Josh Homme, firmando entradas e incluso sacándose fotos con los fans. Se cansó pronto.

Yoghourt Daze abrió la noche ante no demasiado público, pero a medida que se acercaba el final de su actuación, la sala Arena se iba llenando hasta casi completar el aforo. La elección del repertorio fue acertada, ya que dejaron para el final dos de sus temas con más gancho, entre ellos su habitual versión de “Sabotage” de Beastie Boys.

Y llegó la hora de QOTSA. Esta vez sin esferas de espejos, sin espectáculo de tragafuegos, pero con toda la caña (y más) que los fans de primera fila esperábamos para cardar nuestra melena. “Feel good hit of the summer” fue un primer disparo de velocidad: “Nicotine, valium, vicodan, marijuana, ecstasy and alcohol….. cocaine!” (Por cierto, que el objeto de merchandising más vendido de la noche fue la tarjeta de crédito –que alguno preguntaba para qué servía- de “Feel good hit…”, en la que se anuncia una edición especial de “Rated R” en vinilo y doble CD).

Dieron un buen repaso a sus dos álbumes: de “QOTSA” destacaron “If only”, “Walking on the sidewalks”, “U would know” y por supuesto “Regular John” –con un solo impagable de steel guitar-, tema que dejaron para la última parte del concierto. De los pertenecientes a
“Rated R” los más aplaudidos fueron el ya mencionado “Feel good hit…”, “Monsters in the parasol” –su nuevo single- y la buenísima “The lost art of keeping a secret” –que cayó en los bises, con Nick Olivieri completamente desnudo-.

QOTSA supieron mantener un buen nivel durante todo el repertorio, alternando los momentos histriónicos de Nick a la voz principal –como en “Quick and to the pointless”- con los instrumentales más psicodélicos y progresivos en los que Josh da rienda suelta a su guitarra.

“Leg of lamb”, “I think I lost my headache” y la desconocida (al menos para mí) “Clarissa” fueron otros de los temas que completaron el repertorio.

Parece que el espíritu stoner está cogiendo fuerza en nuestro país. Supongo que nunca es demasiado tarde… ¿o sí?. Me imagino perfectamente lo que Josh y Nick deben pensar cuando les dicen lo mucho que molaba Kyuss… “Podríais haberos dado cuenta antes, joder!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.