Real Estate – In Mind (Domino)

La marcha del miembro cofundador Matt Mondanile (decidido a centrarse más en sus Ducktails y sustituido por Julian Lynch a las seis cuerdas) parecía haber abierto un periodo de incertidumbre en la evolución de Real Estate. Sin embargo y lejos de amilanarse, han sabido volver con un trabajo radiante, trufado de guitarras soleadas y cristalinas, deudor de la tradición más soleada del rock americano clásico –The Feelies, Yo La Tengo– y de la vertiente pop más tradicional -Beach Boys- y, de paso, superar al notable Atlas (14).

Recogiendo el testigo del inspirado Vestiges (15) de su líder, Martin Courtney, las nuevas composiciones contienen picos como los del gran single de adelanto “Darling” o la rotunda “Stained Glass”, candidato potencial a recoger el testigo de la anterior. Pero hay más, mucho más. Melancolía otoñal marca de la casa en la delicada “After The Moon” (debilidad personal que rescata algo de la magia de “Out Of Tune”), sonido clásico y atemporal con Teenage Fanclub en el retrovisor (“Same Sun”,“White Light”), ecos folkies en la sureña “Diamond Eyes”, gotitas de psicodelia (“Holding Pattern”, los siete minutos que se hacen cortos de “Two Arrows”) y canciones que parecen haber estado siempre ahí (“Serve The Song” o el cierre “Saturday”). Fiables y necesarios, siempre es un placer dejarse envolver por las cálidas voces de Courtney y Alex Bleeker, bajista y autor de varios discos destacables con su banda Alex Bleeker and The Freaks.

Poco a poco y sin apenas hacer ruido, los de New Jersey se han convertido en sinónimo de sobriedad y calidad. Mezcla de tristeza sostenida y dulce esperanza, sus temas cuentan pequeñas historias en las que perderse sin ganas de encontrase de nuevo. Por suerte, recuperan la inspiración vertida en los medios tiempos del imprescindible Days (11) y la combinan con una emergente habilidad para elaborar números más directos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.