Refree

La matrona es un disco más juguetón

Raül Fernández nos ha entregado el que es su tercer trabajo bajo la etiqueta de Refree, “La Matrona”. Un disco que, como él mismo dice, pierde el sentido unitario de obra y se centra en cada una de sus piezas. Intercambiamos impresiones con él de estos aspectos y de otros muchos relacionados con su obra.

Enhorabuena por este tercer lp. No me llegaron tus dos primeros discos como sí lo ha hecho “La matrona”. Un disco dedicado a tus abuelas, no? Imagino que sentiste la necesidad de ello. Cuéntanos un poco, por favor.

Sí, es cierto, fue una necesidad por diversas razones: me quedé sin abuelas poco antes de editar el disco y además creo que en este disco queda reflejado mucho de lo que ellas me enseñaron.

¿Cuáles son para ti las principales diferencias entre “Nones” y “La matrona”? ¿Se podría decir que le pegas a más estilos? ¿A qué se debe semejante evolución (a mi modo de ver, tan grande como acertada)?

Uno de los aspectos que diferencian los dos discos es que mientras Nones tiene un sonido homogéneo en todo el disco, para La matrona quise tratar cada tema con lo que necesitaba sin importarme demasiado el resultado en global. También creo que es importante que La matrona es un disco más juguetón.

Tengo la sensación de que potenciar la voz ha sido el gran acierto de este disco. ¿Lo ves así? Personalmente me encanta y he agradecido muchísimo que la voz no tenga la presencia que tenía en tus dos primeros discos.

Sí, este disco necesitaba más nivel vocal, porque también es un trabajo mucho más vocal que los anteriores.

Si no me equivoco, son cinco las canciones en catalán. ¿Te da miedo realizar un disco completo en el que no sé si es tu idioma materno?

No me da miedo, es que ahora no es lo que necesito. A lo mejor en el futuro tiene que ser una necesidad.

En la producción te ayudó Federico Falkner. ¿Es hermano de Ricky? ¿De qué forma organizaste las grabaciones con tanto colaborador?

Ricky y Federico son la misma persona, lo que pasa es que a veces le llamo Federico, pero creo que a partir de ahora sólo Ricky, así nadie se confundirá. La organización no fue fácil, pero es simplemente esto, organización.

¿Te sientes de alguna forma distante de lo que podríamos llamar el resto de la escena indie? Sé que tratas continuamente con músicos de Barcelona, pero me refiero a tu música.

Bueno, me siento cerca de muchos músicos y lejos de tantos otros. No estoy de acuerdo con algunas actitudes del indie, pero esto es tan sólo mi opinión. Creo que el indie tiene un complejo de inferioridad tremendo y quizás por esta razón deja el listón muy bajo a veces.

Este es un disco más luminoso, al mismo tiempo que variado, que los anteriores. Puede parecer que eres un músico más oscuro, más intimista, pero no sé si es así. ¿Dónde te sientes más a gusto?

Depende del día, no soy una persona oscura, eso lo sé, pero tampoco soy tan alegre como Padi de Sybil Vane. Lo que pasa es que la analogía entre persona triste y música lenta no creo que funcione.

¿Actualmente tienes aparcados el resto de proyectos musicales?

Sólo me dedico a Refree y a producciones esporádicas.

¿Cómo fue la experiencia(s) de tocar en Rusia?

Muy interesante las tres ocasiones, y ahora en febrero vuelvo otra vez.

¿De lo que has escuchado o estás escuchando últimamente, hay algo que te haya llamado especialmente la atención o, incluso, te haya enganchado?

El disco de Sufjan Stevens es maravilloso y ahora, mientras te respondo, escucho Caetano Veloso de Caetano Veloso, del año 1971, que es una locura de bueno. Y puestos con los brasileños recomiendo fervorosamente a Vitor Ramil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.