R.E.M. – Automatic for the People – 25 Aniversario (Universal)

Corría 1992 y ya estaba claro que a R.E.M. les beneficiaba no girar. Cuando prepararon Out of time (1991) dejaron de lado las giras y el resultado fue su mejor disco hasta entonces, con Automatic for the people (1992) hicieron lo mismo y el producto fue un álbum que, como poco, igualaba a Out of time. Es decir, en un par de años, R.E.M. facturaron sus dos mejores trabajos y alcanzaron la cima. Si con el tiempo mantuvieron el tipo ya entra a debate aunque un nuevo análisis y reevaluación de álbumes como Monster (1994), New adventures in hi-fi (1996) y Up (1998) resulta revelador a día hoy, mostrando el fuego de una banda que si bien no lanzaría nunca más singles tan exitosos como los contenidos en Automatic for the people y Out of time, seguiría facturando discos que no bajaban del notable.

Pero esa es una historia para otro momento, la actualidad manda comentar la edición 25 aniversario de Automatic for the people y es un placer, porque el tiempo no ha pasado por él, sigue siendo la misma obra magnánima y magnética de hace, eso, 25 años. Cada uno tiene sus filias y sus fobias (¿hacía falta “Star me kitten”?), pero la solidez del disco quedó patente en su día y no se ha resquebrajado lo más mínimo. La gente cantamos a voz en grito “Man on the moon” (mucho más críptica de lo que parece, por cierto), pero lo cierto es que Automatic for the people es un disco íntimo y a ratos bastante doloroso.

La forma en que se relata el paso del tiempo en “Nightswimming” tiene más de despedida que de celebración, “Drive” era tan irónica como amarga y “Find the river” aglutinaba el drama de la vida, la necesidad y la despedida.  Y sin embargo, como se comenta en el ensayo del libreto de esta reedición, hay algo en Automatic for the people que reconforta, que hace sentir bien. Puede que se trate del mero hecho de que R.E.M. fueran capaces de articular todos estos sentimientos y de que tú tengas la fortuna de poder escucharlos. También puede ser que encontrar lugares comunes con unos tipos de Atlanta haga que dentro nos sentamos todos más acompañados. Es irónico, pero una banda de rock alternativo como R.E.M. no estaba tan lejos de las intenciones de The Band, por ejemplo, y en Automatic for the people hay mucho de tratar de resolver los misterios del alma mientras se hurga en las raíces musicales de un continente tan vasta como el estadounidense.

En su versión más económica, esta reedición viene acompañada por un directo grabado en un club de la ciudad natal del grupo para apoyar a Greenpeace. Teniendo en cuenta que no estaban girando ni iban a girar, el show tenía bastante interés y como tal queda reflejado con una nueva mezcla que ensalza los valores del cuarteto sobre el escenario. El repertorio no se centra exclusivamente en Automatic for the people aunque son sus canciones y las de Out of time las que acaparan más espacio, normal teniendo en cuenta que les apetecería tocarlas puesto que nunca las habían sacado a pasear. Como regalo, en los bises, una aceleradísima “Funtime”de Iggy Pop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.