Rogue Wave – Delusions of grand fur (Easy Sound)

Alguien dijo alguna vez que cuando más sencillas se hacen las cosas, más difícil es equivocarse. En el mundo del arte estaríamos hablando de conservadurismo, de aversión al riesgo, de apostar sobre seguro. En ocasiones el resultado es lamentable; en otras, peor aún, provoca indiferencia. No es el caso de este nuevo álbum de Rogue Wave, Delusions of Grand Fur (Easy Sound, 2016), un trabajo que, sin salirse de la zona de confort en la que se ha desarrollado su carrera en los últimos años, al menos resulta inspirado y evocador, con el toque justo de dulzura y un aura de clásico atemporal aunque sea de los inofensivos, estilo Fleetwood Mac.

Es cierto que todo parece tan meditado, tan en su sitio exacto, que resulta un tanto artificial. Pero enganchar tres canciones seguidas tan redondas como “Take it slow”, “In the morning” o “California Bride” no está al alcance de todo el mundo. Y no son cuatro porque “Look at me” se queda a medio camino a causa de un estribillo perezoso y vulgar. Entre armonías y melodías excelsas, a medio camino entre Simon & Garfunkel y grupos como Midlake o Mojave 3, van discurriendo los minutos sin ningún sobresalto, sin acrobacias ni salidas de tiesto. Hay alguna sorpresa, como cuando se ponen a jugar con sonidos de sintetizador y lo que parecen ser cajas de ritmo en temas como “What is left to solve” o una “Frozen lake” que podía ser obra de los mismísimos MGMT, pero el resultado sigue siendo tan amable y mullido como a lo largo de todo el álbum. Tampoco las letras, a pesar de algunos flirteos con referencias sociales y políticas, resultan especialmente conmovedoras.

Un disco confortable como una tarde de sábado de estufa y tele. Para algunos posiblemente resulte igual de aburrido, pero lo cierto es que provoca una extraña atracción que quizás se base en su propia intrascendencia. Y es que, en tiempos como los actuales, tal vez necesitemos voces que no se sumen al griterío, artefactos que no incordien, que no molesten. Belleza en estado puro, sobria, inocua. Quizás vacía, pero belleza al fin y al cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.