Rufus Wainwright – Festival Pedralbes (Barcelona) 05/06/2017

El cantautor neoyorquino Rufus Wainwright ha regresado este lunes a Barcelona —menos de un año después de su última visita— para ofrecer el primer concierto de un artista internacional en la quinta edición del Festival Jardins de Pedralbes.

Noventa minutos de música en directo en los que, sin montaje escénico alguno y con la única compañía de su piano y su guitarra, ha repasado una veintena de temas cuidadosamente seleccionados de sus casi dos décadas de carrera discográfica. Una trayectoria, incuestionable y muy respetada por gran parte de la crítica internacional, que ha discurrido por géneros como el pop barroco, la ópera, el indie pop o la música de autor, y de la que ha extraído temas como “Grey Gardens” (2001) y “Vibrate” (2003); el aria “Les feux d’artifice t’appellent”, de All Days Are Nights: Songs for Lulu (2009); “Out of the game” y “Jericho”, los dos sencillos de su álbum de 2012 inspirado en el fallecimiento de su madre (Kate McGarrigle), o “Gay Messiah”, una iconográfica canción de 2004 sobre el cristianismo y la homosexualidad, que le ha llevado a recordar cómo algunos medios italianos y asociaciones católicas le invitaron a no tocar en el festival de San Remo de 2014 por escandaloso.

Anécdota que como alguna otra, como su particular relación con su marido o sus inolvidables viajes a España, ha intercalado en el repertorio. Un catálogo de canciones en el que también ha habido espacio para “The art teacher”, una composición melancólica y minimalista a piano, que Wainwright incluyó en el EP Waiting for a Want (2004); “A Woman’s Face (Sonnet 20)”, la única pieza de la velada extraída de su álbum dedicado a Shakespeare; una versión de “I’ m going in”, de la fallecida cantante mexicano-estadounidense Lhasa de Sela; “Greek Song”, la pista de reminiscencias asiáticas del disco Poses (2001); “Barcelona”, una composición con la que ha rendido tributo a la ciudad en compañía del guitarrista catalán Pau Figueres, y una canción nueva (“The Sword of Damacles”), publicada este mismo año, en la que este demócrata confeso habla de la América de Trump. Un asunto que ha ocupado gran parte de sus parlamentos la pasada noche.

Concierto ofrecido ante unas dos mil personas, según ha informado la organización, la enésima visita de Rufus Wainwright a Barcelona ha concluido con una magistral versión a capela de Candles” (2012); el clásico “Cigarettes and Chocolate Milk”, y un encore, correspondido con generosos aplausos por un público puesto en pie, conformado por “Going to a Town” (2007), su fantástica adaptación de “Hallelujah” (de Leonard Cohen) y la autobiográfica “Poses”, una dolorosa canción que refleja la lucha del músico con la adicción y el deseo de fama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.