Simple Minds (5×5 Tour) – La Riviera (Madrid)

Para todo amante de la new vawe, aferpunk y los sonidos ochenteros que presuma de serlo, la cita era obligatoria. Quienes adoren el nuevo disco de The Horrors, flipen con Editors o con las nuevas bandas que abrazan los sintetizadores como M83, la ocasión era perfecta para agacharse ante Simple Minds, que venían a España su gira 5×5 en la que repasaban exclusivamente canciones de sus cinco primeros trabajos.

Muchos aún tendrán la percepción en sus cabezas de que los de Jim Kerr son unos meros discípulos de los U2 más musculosos. Error. Bastaría con que hubieran asistido el pasado 15 de febrero a su actuación en la Riviera madrileña y que se abrieran de orejas el la tripleta inicial, “I Travel”, “Life in a Day” y “Today I Died Again” para darse cuenta de que esto trataba de otra cosa bien distinta.

Un viaje en el tiempo en toda regla donde las canciones de: Life In A Day (1979), Reel to Real Cacophony (1979), Empires and Dance (1980), Sons and Fascination/Sister Feelings Call (1981) y New Gold Dream (81/82/83/84) (1982), volvieron a atronar ante un público que pudo degustar lo mejor de los escoceses.

Un concierto que estuvo dividido en tres partes, que durante dos horas nos ofreció algunos momentos que nunca podremos olvidar. El primer apoteosis llegó con “Wasteland”, pero tampoco olvidamos las impecables “The American”, “Calling Your Name” o “Promised You A Miracle”, donde Kerr volvió a demostrar sus dotes de grandísimo animal escénico.

Con “Lovesong” no sólo nos acordamos de la sintonía de Supergarcía, sino que volvimos a sentir la euforia que causó aquel casette en nuestro walkman hace tantísimos años. Al igual que con “Someone Somewhere (in Summertime)” que nos volvió a trasladar a nuestra solitaria habitación adolescente. Sin palabras.

El tramo final se abrió con la instrumental “Theme For Great Cities”, una oda futurita perfecta para encadenar la popera “Glittering Prize” con la movida “Someone” y nuestra favorita, “Chelsea Girl” que estuvimos esperando toda la noche. “New Gold Dream (81-82-83-84)” puso la guinda a un concierto irrepetible por lo que significó.

Ahora solo nos queda rezar para que algún festival tenga la idea de volver a programar esta maravilla de gira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.