Souvlaki de Slowdive cumple 25 años

Slowdive están de aniversario. Hoy cumple 25 años Souvlaki, uno de los discos más importantes e influyentes de la década de los 90, unos años en los que no todo fue el grunge, el britpop o el trip hop, también estuvo marcada por un efímero shoegaze que muchos años después, parece vigente en cierta forma.

Slowdive, formación que dio lugar Mojave 3 (tres de sus componentes están en ambas bandas), está formada por Neil Halstead, Rachel Goswell, Ian McCutcheon, Nick Chaplin y Brook Christian Savill.

Surgidos en Reading en 1989 y disueltos en 1995, dejaron tras de sí una carrera con tres álbumes obligatorios: Just For a Day (91),Souvlaki (93) y el más experimental Pygmalion (95). Aunque para suerte de sus seguidores, regresarib por todo lo alto el pasado año con su disco homónimo.

Han pasado dos décadas  y media de la publicación de Souvlaki considerado por méritos propios la cumbre del género, un álbum editado por el sello Creation de Alan McGee (la casa de Jesus & Mary Chain, My Bloody Valentine, Primal Scream, Ride, Oasis,…) compuesto por Neil Halstead y con colaboraciones como la del maestro Brian Eno, que aportaba su talento a un par temas del disco.

Capas y capas de sonidos, ambientes casi fantasmales, una maraña de guitarras, teclados y sintetizadores que escondían las más bellas melodías arropadas siempre por las voces de Halsted o de Goswell, que juntas o separadas, logran atraparnos dentro de cada uno de sus temas. Momentos lisérgicos, ensoñadores y tremendamente bellos.

Souvlaki se abría con la inmortal “Alison”, un single que se encuentra entre los mejores de aquella década:

Le seguía “Machine Gun”, con la cristalina voz de Rachel Goswell:

La expansiva y ensoñadora “40 Days”:

La gloriosa “Sing” con los teclados fantasmales de Brian Eno:

Esa pequeña pieza acústica llamada “Here She Comes” (también con Brian Eno), un anticipo en toda regla del sonido de los primeros Mojave 3:

El siguiente turno era para otra de las cumbres del álbum, “Souvlaki Space Station”, una de sus piezas más atmosféricas construida en base a un bajo machacón y una guitarra con delays:

“When The Sun Hits” es el momento luminoso y esplendoroso de Souvlaki, una explosión de vida. No hay más que decir:

El efecto sedante y cadencioso de la romántica “Altogether” para aplacar la apoteósis anterior.

“Melon Yellow” nos hace aterrrizar bruscamente para volver a encontrar sosiego a base de ecos fantasmales, ecos a The Cure y densidad a raudales:

“Dagger” ponía el punto y final recuperando las guitarras acústicas y el folk y nos devolvía a unos Slowdive desnudos de todo artificio, que simplemente querían dejar las cosas en su sitio y crearnos la necesidad de volver a emprender el viaje una y otra (“it happens all the time”):

Souvlaki es una obra maestra a la que queríamos rendir homenaje 25 años después, ya sea para recordarla o para descubrirla. Un trabajo que sigue tan o más vigente que entonces, algo que solo ocurre en los que están a la altura de su leyenda.

Un comentario sobre “Souvlaki de Slowdive cumple 25 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.