Stumbleine feat. Violet Skies – Dissolver (Monotreme)

Tras el alias de Stumbleine se esconde el productor de Bristol Peter Cooper, quien desde hace unos años parece estar persiguiendo una especie de adaptación del sonido que lleva el nombre de su ciudad a unos parámetros más amables y moderados, menos fríos. A principios de año unió sus fuerzas con la vocalista galesa Violet Skies para crear una serie de canciones que verían la luz en el EP Chasing Honeybees. Ahora, unos meses después, la relación se expande y acaba por consumarse en un álbum de larga duración llamado Dissolver (Monotreme, 2014).

Siguiendo la vereda abierta por el EP anterior, seguimos encontrando aquí electrónica afable y atmósferas acogedoras potenciadas por la suave voz de Violet Skies. El disco se abre con “Thunderdome”, que ya muestra las virtudes y defectos que pueblan todo el álbum: los ambientes electrónicos oníricos funcionan bien, y la voz de la cantante galesa es perfecta, pero cuando ambos elementos se juntan da la sensación de que uno de los dos tiene que claudicar. Así, cuando esto sucede, o bien la voz se vuelve finísima, sin matices, blanda, o de repente las bases electrónicas envolventes y sugerentes se convierten en plano acompañamiento de la voz, como en cualquier vulgar canción de R&B actual.

Un producto pensado para resultar accesible al gran público, y por lo tanto parco en riesgo y ambición artística. Si Lorde ha conseguido dar un pelotazo en USA con “Royals”, es posible que Stumbleine y Violet Skies lo puedan conseguir con “Whirlpool”, que es el tema más pop del álbum y recuerda bastante al éxito de la neozelandesa. A mí, de todos modos, me dejan muy frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.