Sun God Replica – Grandular fever (Spooky / Beast)

“Blow your mind” es una de las frases que, seguramente, más se habrá utilizado en canciones, textos y hojas de promo de música psicodélica. También es el nombre de la canción que abre el nuevo disco de los australianos Sun God Replica, Grandular Fever (Spooky / Beast, 2016), un tema que ya deja entrever lo que la banda del ex Meanies Lindsay McLennan tiene que ofrecer: rock psicodélico, guitarras potentes, hard rock, stoner y referencias a grandes nombres de los 60 y primeros 70 como Cream, Deep Purple, Free o incluso un Jimi Hendrix al que parecen rendir homenaje en la abigarrada y muy psicodélica portada. Todo muy clásico, sí, pero hecho con imaginación y brillantez.

Una vez arrancado el disco ya no hay vuelta atrás. Las guitarras y baterías que abren “Judgement day”, o más adelante “Bad bones”, parecen hacer presagiar eso mismo, el Día del Juicio Final. Lo que sigue después es hard-rock de manual, una mezcla de los Deep Purple de sus días de gloria con el blues-rock más chulesco de bandas como Free, Canned Heat, etc. Y rock psicodélico, claro, con “Celestial building block” como punta de lanza, un tema que recuerda a los Beatles de “Come together” y a toda la buena música que se ha hecho a partir de aquella grandiosa canción. “Watch and destroy” vuelve a mezclar todas las influencias de la banda con el protopunk de The Stooges, a quienes me imagino están homenajeando en el título de la canción. Y así, una tras otra, sin descanso, alternando momentos de rock más pesado con otros de rock psicodélico más ligero que hacen rememorar aquellos días de gloria lisérgica y guitarras cósmicas.

Australia casi nunca defrauda, y unos tipos que han estado en The Meanies o Bakelite Age tampoco podían hacerlo. No sólo no lo hacen, sino que sacan nota. La esencia del rock está destilada en este gran disco de Sun God Replica que, efectivamente, está perfectamente diseñado para volarnos la cabeza como lo estaban todas aquellas obras maestras de los últimos 60 y primeros 70 que he ido mencionando. Próximamente los tendremos en directo por aquí, y después de escuchado este Grandular Fever será cosa de no perdérselos. ¡Gloria al riff guitarrero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.