Superchunk – What A Time To Be Alive (Merge/Popstock!)

Después de casi treinta años de carrera (¡todos ellos al amparo del sello Merge!) y tras quedar como uno de los grupos abanderados del indierock americano de la década de los 90, cabe esperar pocas sorpresas ante un nuevo trabajo con la firma de Superchunk. Una afirmación que debe entenderse como el mayor de los cumplidos (y la mejor de las noticias), después de que cada entrega del grupo haya funcionado como compendio de guitarras afiladas, dosis de distorsión siempre colocadas con sentido, y la voz de Mac McCaughan deslizándose afilada y con contundencia canción tras canción.

Esas mismas cualidades protagonizan el undécimo disco de estudio del grupo, que además de mantener el inconfundible aroma de la mencionada década, presenta una serie de once nuevas canciones impecable. Una secuencia ininterrumpida de electricidad y nervio, que enlaza eslabones tan incontestables como “Dead Photographers”, “Break Glass”, “I Got Cut”, los singles “Erasure” y “What A Time To Be Alive” (que da título al disco), “All For You” o la final “Black Thread”. El acierto y la verticalidad de todas y cada una de ellas motivan el endiablado ritmo de la referencia, potenciado exponencialmente por esas composiciones cortitas y al pie.

Superchunk demuestran con su nuevo trabajo, y en poco más de media hora, que el término de madurez creativa no va con ellos. Lo suyo es permanecer fieles a un estilo propio, de aspecto juvenil y desprejuiciado amparado por sus propias peculiaridades sonoras. Y de paso conseguir que el asunto no apeste a refrito y mantenga intacta toda su credibilidad y pegada, en un logro que no está al alcance de todos los grupos de su generación. Los de Chapel Hill son necesarios por su manifiesto perfil atemporal, y desde esa incorruptibilidad firman uno de los primeros grandes discos de esta temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.