The Charlatans – Different Days ([PIAS])

Los británicos The Charlatans han debido sobreponerse en los últimos años a diferentes pérdidas de miembros originales y nuevas incorporaciones a su formación. Sin embargo, a pesar de todo, en la última década han entregado varios discos notables que quizás no estén a la altura de sus grandes álbumes de los 90 pero tampoco decepcionan. En esa línea se encuentra este Different Days (PIAS, 2017), una nueva entrega de Tim Burgess y los suyos que los consolida como una de las bandas que mejor han sabido adaptarse y evolucionar de todas aquellas que empezaron con el sonido Madchester y los albores del Brit Pop.

Aunque The Charlatans, como es lógico, no tienen en 2017 la chispa y la pegada de hace 25 años, lo cierto es que siguen sabiendo acertar con la tecla correcta para crear canciones pop que se instalan en el cerebro y rememoran aquellos momentos gloriosos del pop independiente de los 90. Esto es así sobre todo en la primera parte del disco, donde se apretujan éxitos en potencia como la delicada “Hey sunrise”, la pegadiza “Solutions” o la extraordinaria “Plastic machinery”, una de las mejores canciones pop del año, donde combinan su tradicional inclinación por las melodías fluidas y los ritmos eufóricos aunque contenidos con un recuerdo a los mejores Duran Duran.

Quizás el único punto en contra del disco es un excesivo número de canciones. Bueno, no son muchas, solo 14, pero tanto ese extraño puente que es “Future tense” como algún tema más experimental de la segunda parte, como “The same house”, desvirtúan de alguna forma la unidad sonora del álbum. Tal vez dejándolo en once temas, y manteniendo ese cierre magistral que empalma el breve instrumental “The setting sun” (¡este sí!) con la intimista “Spinning out”, compuesta junto a Paul Weller, hubiese quedado un álbum redondo. En ese caso tal vez estaríamos hablando de uno de los mejores trabajos de pop de tradición 90s del año que se nos acaba de ir. Así se queda en un buen disco con algún tema memorable, lo cual no es poco a estas alturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.