The Mission – Aura (PGND)

Al escuchar el nuevo trabajo de The Mission parece que uno se trasladara a digamos…1988. Muchos pensaran que grupos como los oscuros Him habían inventado algo estos últimos años pero por favor, dejen paso a unos de los creadores del rock gótico.

Wayne Hussey (voz y guitarra), Craig Adams (bajo) y sus dos nuevos compañeros de batalla Mark Gemini Thwaite (guitarras) y Scott Garret (batería) andaban perdidos desde hace varios años. Exactamente desde la publicación de el penoso Masque (92). Parece que en este nuevo siglo, siguiendo la estela de algunos supervivientes de su quinta, se han dado cuenta que la mejor forma en que puede sonar un grupo (cuando no puede aspirar a más) es sonar como ellos mismos.

Y es que si este Aura hubiera llegado después de Carved In Sand (1990) a nadie le hubiera sonado raro. Los The Mission de 2001 por lo menos suenan como lo han hecho toda la vida y parece que sigue intacto ese discurso de rock con tintes épicos que en otras épocas tan buenos resultados les dio (fans de Héroes del Silencio ya sabéis cual era una de las fuentes de inspiración de Bunbury & friends).

En Aura nos encontraremos piezas como “Mesmerised” cercanas a éxitos pasados como “Butterfly On a Wheel”. Veremos como la portentosa voz de Hussey sigue en forma y acudiremos a la recreación de su típico discurso años después en piezas como “Shine Like The Stars” o “(Slave To) Lust”.

Pero este disco sobre todo le traerá muchos recuerdos a los que vivieron el “boom siniestro” de finales de los 80, principios de los 90. Se encontrarán en la canción que lo abre (“Evangeline”) un comienzo casi calcado a “First And Last And Always” de The Sisters Of Mercy, (recordamos que Hussey y Adams formaron parte de aquel grupo junto a Andrew Eldricht –estos casi mejor que no vuelvan–) o podrán apreciar cómo en “Happy” juegan a ser The Cure saliéndoles el tiro por la culata.

En otra época de su carrera querían ser U2, pero eso es otra historia que no viene al caso. Al menos podemos contentarnos con un regreso como este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.