The Mockers

Me encantan Mocedades

Tony Leventhal y Seth Gordon son The Mockers, o lo que es lo mismo, una de las mejores bandas de power pop de la última década. El destino quiso unir a estos dos neoyorquinos intrépidos en un colegio de Estepona, lugar al que sus padres habían huido en busca de una nueva rutina. Gracias a esta peculiaridad de su biografía por sus oídos juveniles pasaron bandas de todo tipo, desde The Beatles hasta Los Nikis sin dejar a un lado la música gospel o Los Secretos, el grupo de los hermanos Urquijo. Un cóctel explosivo que The Mockers maneja sin problemas para crear discos cargados de melodías contundentes. Hablamos con Seth Gordon, cantante y guitarrista de The Mockers sobre su nuevo disco, sus vínculos con España y su visión de la desalentadora realidad que vive su país.

¿Cuánto tiempo estuvisteis viviendo en España?

Si te soy sincero, algunos de mis amigos de Madrid están convencidos de que tengo un piso en la ciudad porque me paso allí muchísimo tiempo. Pero sigo viviendo en Estados Unidos, concretamente en Virginia. Aunque después de lo que ocurrió aquí el pasado noviembre probablemente acabe viviendo en España. La situación en mi país no es buena y creo que sólo puede ir a peor. No me sorprendería que el próximo billete de avión que compre sea sólo de ida.

¿Ha influido de alguna forma en vuestra música el haber crecido fuera de vuestro país?

La cosa más extraña de haber crecido en Estepona durante los años setenta es que no sólo estuvimos expuestos a la música española, cosas cutres como Mocedades –aunque reconozco que a mí me encantan-, sino que también nos pasábamos el día escuchando Radio Gibraltar, porque emitía la programación de la BBC. Cuando no estábamos escuchando nuestros discos de The Beatles encendíamos la radio y sonaba pop comercial como City Rollers, ABBA o Sweet.

¿Qué música escuchas últimamente? ¿Alguna recomendación?

The Beatles y otros grupos típicos de los años sesenta. Aunque también me encanta la música de los cincuenta, cosas como Link Wray, Eddie Cochran o The Johnny Burnette Trio. Sin olvidar el Blues, el Country, el sonido Garage, el Power Pop… incluso algunas cosas de Broadway me parecen realmente buenas. La verdad es que depende del día. Hoy estuve escuchando una caja increíble de Gospel de los años 20 y 30, se llama Goodbye Babylon.

¿Cómo explicarías la evolución de vuestro sonido desde el primer disco hasta The Lonesome Death Of Electric Campfire?

Con nuestro primer disco simplemente entramos en el estudio y grabamos un puñado de canciones pop de tres minutos de la manera en la que solíamos tocarlas en directo. Eso cambió completamente con The Holland Tunnel, sobre todo porque nuestro productor para ese disco fue Mitch Easter. Muchas de las canciones eran nuevas y nunca las habíamos tocado en directo. Así que preferimos tomarnos nuestro tiempo para arreglar todo el material y experimentar con nuevas ideas, sin preocuparnos por como íbamos a tocarlas en los conciertos. Mitch nos ayudó a encontrar sonidos diferentes a los que estábamos acostumbrados. Ese fue nuestro álbum más producido. Antes de empezar la grabación de The Lonesome Death Of Electric Campfire decidimos que éste iba a ser un disco más rock. Creo que el sonido es muy diferente, es cómo si estuviéramos los cuatro tocando muy alto dentro de una habitación.

Por cierto, de dónde habéis sacado un título tan… digamos peculiar… como The Lonesome Death Of Electric Campfire?

Bueno, es una broma privada, solemos decir que todas esas bandas de pop comercial están poseídas por el espíritu de la hoguera, o lo que es lo mismo, lo que hacen los Boy Scouts en sus reuniones alrededor del fuego, cantando cosas como “Kumbayá” el pop comercial suena igual que eso pero con guitarras eléctricas. En cierto modo nuestra música también podría entrar dentro de esa definición, así que en este disco hemos intentado acabar con nuestro espíritu de la hoguera. No queríamos hacer doce canciones aburridas de pop que sonaran prácticamente igual las unas de las otras.

En algunas de vuestras canciones criticáis el gobierno de Bush, qué opinas de la situación actual de EEUU?

Todavía no puedo creer que Bush ganara las elecciones. Pensé que Kerry iba a ganar pero supongo que confié demasiado en el pueblo americano. Ahora me doy cuenta de que la mitad de los ciudadanos de mi país están locos o son estúpidos o egoístas o puede que las tres cosas a la vez. No sé qué más tiene que hacer Bush para que esa tribu de idiotas se despierte de una vez ante la realidad que se nos viene encima.

Cambiando de tema, ¿Qué diferencia encontráis entre el público americano y el español?

Una de las cosas que más me gustan del público español es que saben muchísimo de música, mucho más que el público medio de EEUU. Por ejemplo, si en un concierto nos da por hacer una versión de los Sonics, la mayor parte del público americano creerá que la canción es nuestra, pero en España eso es diferente, si vas a hacer una versión tienes que andarte con cuidado porque ellos se saben la canción original tan bien como nosotros. Otra cosa que nos gusta mucho es que en España casi nadie se queda de pie, con los brazos cruzados en un concierto, quieren divertirse y disfrutar y nosotros tratamos de no defraudarles.

¿Cómo se os ocurrió hacer una versión de los Nikis?

Joaquín Rodríguez de Los Nikis es un buen amigo nuestro. Me dijo que si teníamos una versión de Los Secretos no estaría mal hacer otra de Los Nikis. Así que cuando nos preguntaron si queríamos participar en un disco tributo a Los Nikis nos pareció genial. Pensamos que “El Imperio Contraataca” sería la canción perfecta para revisar, claro que esta vez la letra trataba sobre nuestro propio “Emperador” y su “nuevo Imperio”. Joaquín pensó que era una buena idea y cuando por fin escuchó nuestra versión, nos dijo que le gustaba porque, en su momento, mucha gente pensó erróneamente que la canción original era pro-facha y nuestra versión le aporta un toque de himno izquierdista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.