The Mystery Lights + Bifannah (The Secret Social Club) Madrid 13/12/17

El segundo concierto que la promotora Heart of Gold programaba en su nuevo proyecto; The Secret Social Club, estaba destinado a todo un exponente y ya referencia del nuevo sonido garajero; The Mystery Lights. La banda, con la que ya tuve la oportunidad de charlar en una entrevista para esta casa, se encuentra ultimando los detalles de lo que será su segundo L.P oficial (lee la entrevista para enterarte de que ya tenían material editado antes del primer L.P). La masterización del citado disco no ha impedido a los afincados en New York salir de gira a pasear su ya conocido cancionero y algún que otro corte nuevo.

Antes de que The Mystery Lights pusieran a todo el mundo a saltar, pudimos disfrutar de algunos temas de los que conforman el primer larga duración de Bifannah, banda afincada en Galicia dedicada a los sonidos 60´s y 70´s. En formato trio, ya que la bajista Antía no había podido asistir al bolo, según el propio Guille (guitarra y voces) se encargaba de explicar al comienzo, tratarían de convencer a un público, que iba llegando a la sala poco a poco.

Lo cierto es que, una vez escuchado el disco, sí se echaban en falta las voces y las líneas de bajo de Antía pero tanto Guille (guitarra y voces) como Antón y Pablo, (guitarra/teclados y batería) suplieron con oficio a su compañera, a base de darle más “cera” a las guitarras (me parece a mí) de lo que lo suelen hacer en directo. El caso es que temas como: “Magic Mamba”, “Pequeno Selvagem”, o “Aquela Maldiçäo” sonaron más que bien y lograron transmitir ese aurea lisergia tropical que destila el disco. El L.P de Bifannah está editado en el altamente aconsejable sello, The John Colby Sect, y a ratos suenan como si The Velvet Underground y Os Mutantes se hubieran ido de juerga, y eso está muy bien; no se los pierdan.


Llegaba la hora del saltarín Mike Brandon y los suyos que, en formato de cuarteto, saltaban al escenario de The Secret Social Club, para volver a dar otro de sus enérgicos shows. The Mystery Lights tienen el honor de ser una de las pocas bandas capaces de visitarnos dos veces en un intervalo de unos diez meses y levantar la suficiente expectación como para lograr una abultada entrada de casi trescientas personas, lo cual hoy día es un triunfo para un grupo de R&R.

No hubo que esperar ni cinco minutos para que Mike se pusiera a patear sus pedales a ritmo de temas como: “Follow me Home”, “Flowers in my hair”, Demons in my head”, o la celebradísima “Too Many Girls”. Tampoco hubo que esperar mucho más para que el propio guitarrista y cantante hiciera algún comentario, en tono jocoso, a colación de la ridícula cinta de “seguridad” que separaba al público del escenario.

Presentarían un par de temas inéditos de lo que presumiblemente será su nuevo y esperado álbum, pero los momentos cumbres de la actuación estarían representados por los trallazos: “To Tough To Bare”, “Melt”, con la que es inevitable retrotraerse a su demencial videoclip, o el festín garajero de pedales rabiosos; “Can´t Get Through Tom y Head”, con un Mike Brandon siempre fuera de sí, contrastando con una concienzuda y serena banda.

No pudo faltar lo que; amigos lectores, les pueda parecer exagerado o no, es una de las mejores canciones de ascendencia “garajera” de los últimos años, “What happens when you turn the devil down”, y sus sinuosas líneas cambiantes que dejan loco al oyente. Para finalizar, un sentido homenaje al recientemente fallecido Fred Cole y sus Dead Moon, con la necesaria “Dead Moon Night”, en la que Mike Brandon se entregó al público de las primeras filas en una fiesta de sudor.

The Mystery Lights no inventan el fuego, puede que ni siquiera se molesten en intentar retocarlo, pero tienen canciones redondas, sobrada actitud y ganas de liarla allá donde van, todo ello cualidades imprescindibles en una banda de Rock & Roll. Sigan saltando como demonios, melenudos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.