The Raveonettes – 2016 Atomized (Beat Dies Records)

Hace cuatro años charlaba con The Raveonettes y su líder, Sune Rose Wagner me comentaba que no iban a grabar más discos, que no les interesaba ese formato. Hacía poco que habían entregado Observator (2012) y aunque poco después llegaría Pe’ahí (2014) grabado tras una época difícil en la vida de Wagner, que comenzó con la pérdida de su padre, finalmente sus planes se cumplieron. La octava entrega del dúo danés llegó por capítulos. Como recordaréis, a lo largo del pasado año nos fueron entregando un tema al mes, que fueron apareciendo en los diferentes sistemas de streaming (Spotify, Apple Music, YouTube y Pledgemusic) y que ahora se recopilan en este 2016 Atomized.

Si algo ha caracterizado la carrera de The Raveonettes hasta nuestros días ha sido el carácter conceptual de sus trabajos, que bien tenían referencias a los años 50 y 60 –Pretty In Black (2005)-, se centraban en el ruidismo –Lust Lust Lust (2007)-, en el pop sin complejos –In And Out Of Control (2009)- o en el sonido C86 –Observator (2012)- conformando unas sólidas entregas. En el caso de este 2016 Atomized no existe un sonido que marque todo el conjunto y hay más diversidad y apertura de miras de la que ha ido desarrollando la banda desde su debut.

Lo han definido como un anti-álbum, sin sentir la presión de completar una unidad y dando rienda suelta a su creatividad, entregando una canción cada 30 días. El resultado resulta convincente, aunque demuestra cierta dispersión. Predomina la búsqueda de nuevas texturas y se lanzan de lleno a la incursión de electrónica, sonidos sintéticos que conviven con algunos toques de distorsión, la guitarra predominante de Wagner y la dulce voz de Sharin Foo.

Nuestra debilidad se encuentra en la apertura la pegadiza “This World Is Empty (Without You)” y el cierre de esa “PENDEJO” que remite a los Suicide de Alan Vega. Entre medias disfrutamos con la reconocible pegada de “Will You Leave Me Alone” o la dulzura de “Where Are You Wild Horses”, que conviven con la experimentación de “Run Mascara Run” y las bases de “EXCUSES” y “Scout”. Aquí cabe de todo, desde el pop sucio de “Junko Ozawa”, el toque psicodélico de “A Good Fight”, el tropicalismo de “Choke on Love” o el tono shoegaze de “Fast Food”.

Doce momentos en los que se respiran ganas de explorar nuevos caminos, sin dejar de sonar a ellos mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.