The Specials: La voz de la Inglaterra obrera

El punk ya era historia el 1979, pero su legado seguía presente en la consciencia de la juventud británica de clase trabajadora. La Gran Bretaña de la conservadora Margaret Tatchet se enfrenta a la primera gran recesión post-industrial y todas las bandas germinadas de la semilla del punk buscan nuevas vías de expresión. 1979 es el año en que Joy Division consterna con el sonido hermético y las historias llena de desolación y desesperación de Unknow Pleasures y en el que The Clash, con London Calling, cambia su fisonomía abriéndose a los nuevos ritmos jamaicanos, el soul o el swing.

Desde Coventry, en los siempre complicados Midlands Occidentales, The Specials se convierten en uno de los grandes cronistas de una Inglaterra desolada, de las calles vacías, del toque de queda y de las discotecas sin concurrencia. Con su icónica estética redskin,la banda ondea la bandera de la integración y la tolerancia y recoge el testigo de los rudeboys jamaicanos y los mods ingleses de los primeros 60, los consumidores originales de música ska.

Durante aquellos años un gran número de comunidades negras se habían asentado en la Gran Bretaña procedentes, esencialmente, de Jamaica. Los mods fueron la primera de las subculturas juveniles en crecer cerca de los antillanos, responder positivamente a su presencia, a sus aportaciones a la vida cuotidiana y también a su música. A pesar de las afinidades preferenciales de los mods hacia el soul, los sonidos puramente jamaicanos como el reggae, el ska y el rocksteady también encajaron en el nuevo ideal de aquellos jóvenes trabajadores de clase obrera. Ellos no se dejaron engañar por las consignas xenófobas y racistas de la creciente ultraderecha británica que provocaron en 1958 los disturbios de Notting Hill, en los que un ejército de jóvenes blancos invadieron el por entonces asentamiento negro para quemar y matar. Unos hechos que dieron lugar a los famosos carnavales del barrio que cada mes de agosto se celebran para intentar olvidar aquel nefasto recuerdo.

Conocidos anteriormente como The Jaywalkers, The Hybrids y The Covenrty Automatics, The Specials fusionan la rabia y la intensidad del punk con los ritmos jamaicanos de los 60, el jazz, el soul y el pop. El suyo es un discurso total en el plano musical y también en el ideológico en una época de especial implicación, en la que las bandas asumen con naturalidad el peso de su responsabilidad social. Billy Bragg se autodefine como un compositor de izquierdas, Elvis Costello escribe sobre la Guerra de las Malvinas (“Shipbulding”) y la organitzación Red Wegde acoge a músicos de declarada afinidad hacia el Laborismo como Paul Weller.

The Specials, debut editado por su propio sello 2 Tone Records, llega pocos después de su primer single, “Gangsters”, basado en el tema “Al Capone” de Prince Buster (1965) y no incluido posteriormente en el álbum. El primer LP se fundamenta en ritmos más acelerados de los surgidos en Kingston en la década anterior y en canciones que son toda una declaración de intenciones como “A Message To You Rudy”, una versión del tema original de Dandy Livigsntone, y “Monkey Man”, una festiva relectura del clásico deToots & The Maytals.

Jerry Dammers (compositor y teclista), Horace Gentleman (bajo) y Lynval Golding (guitarra) formen la banda, convertida en Special AKA con la presencia de los vocalistas Terry Hall y Nevill Staples, el guitarrista Roddy Radiation y el batería John, Brad, Bradbury.Los vientos corren a cargo de un veterano del ska como Rico Rodríguez.

El desempleo o el auge del National Front marcan la línea ideológica. “Doesn´t Make It Alright” es un canto a la unidad racial, “Concrete Jungle” de Roddy Radiation, se centra en la violencia urbana. Pero en The Specials, además del compromiso de “Too Much Too Young” o las sonoridades sixties de “(Drawing Of A) New Era”, también hay espacio para los ritmos más festivos de “Nite Klub” que abren el camino per bandas como Madness.

Producido por Elvis Costello, que potencia la fuerza del grupo y los contrastes vocales de  Hall i Staples, es un de los discos que define una época muy concreta en la Gran Bretaña. Habla de un futuro mejor, asimilando tiempos pasados y expresando su disconformidad con el presente. A pesar de todo, no estuvo reñido con el éxito comercial al alcanzar el número cuatro de la lista británica y mantenerse durante cuarenta y dos semanas en el Top 40.

Compaginar reflexión y diversión es la gran virtud de The Specials.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.