The Walkabouts – Sala Siroco (Madrid)

Ayer fue un día muy extraño. Nadie sabía con certeza si The Walkabouts iban a estar actuando en Madrid o no. En ninguna tienda especializada vendían las entradas. En las revistas aparecía información contradictoria acerca de la sala y la hora del concierto. Pero finalmente, a las 11 de la noche en la Sala Siroco, el pequeño escenario decorado con telas rojas y velas encendidas acogió a Chris Eckman y Carla Torgerson, el alma de The Walkabouts.

Los pocos afortunados que nos encontrábamos allí apenas podíamos creernos el regalo tan hermoso que se nos estaba brindando. Tan sólo dos guitarras, un shaker y una melódica sirvieron para arropar las crudas y cercanas voces de Chris y Carla, perfectamente afinadas y ensambladas entre sí.

El repertorio estuvo formado en su mayor parte por canciones del nuevo disco de The Walkabouts, que será editado próximamente en Europa por Glitterhouse. Entre ellas destacaron “Lazarus heart” y “Ended up a stranger”, que da título a este nuevo álbum.

Chris hizo sonar su Gretsch de mil formas distintas: ruda, suave, con ataque, sin ataque, e incluso casi al revés. Carla, con su acústica, estuvo siempre en un segundo plano en cuanto a la guitarra se refiere. No así con su voz, que acaparó la atención de todos e hizo caer alguna que otra lagrimilla de felicidad entre el público al interpretar “Black rope tied”, del disco “Swinger 500” que editó la pareja bajo el nombre artístico de “Chris & Carla” en 1998. Sí, ¿para qué lo voy a negar?, uno de mis discos favoritos, ideal para viajes lejanos.

“Straight to the stars” nos llevó precisamente al cielo para luego dejarnos caer de golpe cuando la pareja se despidió de nosotros. El concierto se nos hizo cortísimo, a pesar de que no en todo momento pudimos estar concentrados en las canciones gracias al grupo de indeseables que, al fondo, no paraban de hablar, reír y chillar ajenos al halo de hermosura que emanaba del escenario.

Pedimos bises y se nos concedieron. Entre ellos, “Silenci”, una preciosa versión de Lluis Llach que aparece en su disco “Train leaves at eight”, editado el año pasado.

Ahora sólo nos queda esperar unos meses hasta la próxima gira europea de The Walkabouts, gira que, según promete Chris, pasará por Madrid en enero o febrero de 2002. No os lo perdáis o estaréis dejando pasar de largo una de las noches más intensas de vuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.