The XX

Pienso en Coexist´ como algo un poco brutal, algo un poco duro

En medio de su gira veraniega por festivales, conversamos con Oliver Sim, cantante y bajista del ahora trío inglés The XX, acerca de lo que será su segundo disco, el reciente Coexist.
 
No tan introvertido y enigmático como se podría esperar por su aspecto, charlamos con él acerca del recorrido del grupo desde aquél prodigioso debut hasta llegar a este nuevo disco, que acaban de publicar hace pocos días.
 
 
¿Cómo podrías definir o cómo podrías describir en sensaciones tu nuevo álbum?
 
Mmmmmm, eso es difícil. Soy yo, es mi último verano, mi último año. Está todo muy concentrado. El anterior álbum siempre serán canciones que escribimos con 15 años, y este es mucho más concentrado.
 
¿Y cuál es el significado del álbum, “Coexist”´?
 
Coexist. Te podría dar 20 respuestas. Juntos tomamos el rumbo del álbum, juntos como una banda, nosotros tres o juntos cantando canciones de amor. Hemos estado juntos, ayudándonos, aprendiendo a vivir juntos, porque “juntos” es una palabra bonita, muy bonita, es dulce, y yo pienso en “Coexist” como algo un poco brutal, algo un poco duro, y creo que es más honesto. Robyn llegó a esta palabra investigando sobre aceites para un trabajo artístico, y a ella le gustaba cuando a veces en la calle agua y aceite se mezclan para crear el arco iris precioso, y ella vino con una línea de investigación que decía que el agua y el aceite podían coexistir en paz viendo el reflejo en lo que estábamos haciendo.
 
Jamie ha vuelto a ser el productor del disco, como lo fue en el primero, ¿no?
 
Sí, así ha sido, pero ha estado abierto a colaboraciones, porque él es mi mejor amigo, al que le puedo contar todo, el es muy honesto. Sí, el lo ha producido dejando que nos involucráramos.
 
¿De dónde vino la opción de que fuera Jamie el productor? ¿Viene por qué sea vuestro amigo o por qué realmente era la mejor opción para producirlo?
 
Cuando empezamos con el segundo disco ni consideramos a otra persona, sabíamos que él tenía lo que buscábamos. Ha resultado genial para nosotros. Él es un productor increíble, y nosotros sabemos que lo es, y también fue muy especial para nosotros no  sólo por lo bueno que es como productor, si no también debido a nuestra relación. Es muy honesto y nos comunicamos muy bien. Si yo esto cantando mal, él me lo dice, y si no me gusta, se lo digo. Fue muy fácil y agradable.
 
 ¿Encontrasteis cómo un desafío la creación de este segundo álbum debido a la gran recepción de vuestro primer álbum? ¿Sentisteis algún tipo de presión en ello?
 
Si…. Puedo decir que gran parte de las presiones vinieron de nuestra parte, porque la gente que trabaja con nosotros es la gente más paciente del mundo. Estuvimos trabajando en el álbum durante un año antes de que se lo enseñáramos a alguien. La parte más difícil tiene que ver con escribir el material e intentar ser honesto con lo que estamos escribiendo, pero sabiendo que hay un grupo de personas a los que nos dirigimos. En el anterior álbum nadie había oído las canciones, así que ahora había gente a la que llegar. La verdad es que está muy bien eso de no preocuparse por el mundo exterior.
 
Parece que las nuevas canciones suenan perfectas para la pista de baile. ¿Fue esto premeditado, siendo vuestra primera idea, o vino a lo largo de la grabación?
 
Yo creo que sabíamos que había cosas nuevas que queríamos explorar, pero no había una forma de trabajarlas de forma natural. Romy y Jamie han estado pinchando bastante, así que creo ha cambiado su manera de ver las cosas. Ya teníamos ganas de explorar cosas nuevas incluso en el último tour y en el último álbum buscamos cambiar las canciones de amor y las canciones de larga duración.
 
¿Tuvisteis tiempo suficiente para grabar el nuevo con calma, sin prisas?
 
Sí, disfrutamos de todo el tiempo que quisimos, incluso tomamos demasiado, casi un año más. Como dije, trabajamos con gente muy paciente, sin nada de prisas, pudiendo trabajar todo lo que nosotros necesitáramos.
 
En “Coexist” vosotros intentáis cosas muy diferentes, intentando explorar en vuestro propio sonido, voces, estructuras. ¿Fue esto una premisa, ser más complejo, o nació a medida que lo creabais?
 
No, la verdad. No demasiado. Antes de empezar a escribir y a grabar no hicimos demasiados planes. No nos sentamos a discutir y a hablar sobre las cosas. Muchas de estas cosas vinieron con naturalidad, crecieron con nosotros.
 
En el camino para crear vuestra música, ¿cómo componéis, como dividís las tareas?
 
Esta vez empezamos más tarde que el anterior. Todo empezó en una hoja, sólo con la letra, de una manera muy separada. Romy escribía desde casa, yo escribía desde casa, como dos artistas solistas quedando juntos después para tirar de archivo. Pero esta vez, en vez de eso, queríamos intentar algo nuevo, yendo a una habitación juntos sin nada, y escribiendo juntos, hablando sobre ello, y eso era algo que nunca habíamos hecho antes. Como sabréis, Romy es mi mejor amiga, ella conoce todo sobre mí, y es algo que me sigue asustando. Hay que ser muy honesto y abierto, pero es algo bueno, porque todo se convierte en inmediato y rápido. Normalmente tenía que esperar la respuesta a un email de Romy, pero ahora estaba enfrente de mí, siendo todo ágil, siendo así el proceso. Escribimos cuatro canciones así y mi canción favorita del álbum, “Unfold”, en hora y media. Fue muy rápido
 
Noto en este álbum menos presencia de las guitarras, pero con más fuerza e intensidad  ¿estoy en lo correcto?
 
Yo pienso que hay menos arpegios de guitarra, lo cual significaba mucho en cada canción del primer álbum, pacificando y dominando la canción. Romy intenta muchas cosas diferentes. Ahora es mucho más fuerte. Pero sí, quizás las guitarras dominan menos.
 
 
Acerca de las letras. Vuestras primeras letras fueron escritas cuándo teníais 15, 16 años. ¿Veis una ahora una gran diferencia en ellas?
 
Hay una gran diferencia para mí. En el primer álbum, que contiene canciones de amor hechas con 15 años, yo no tenía suficiente experiencia. Mi escritura se centraba en cómo veía las relaciones amorosas de otras personas. Escribí sobre eso y escribí sobre cómo me gustaría que fueran cuando me llegaran, mis expectativas. Ahora tengo 22 años, he crecido bastante en todos los sentidos, y lo que he escrito en este álbum va más sobre lo que yo he vivido, mi propia experiencia, más autobiográfico. Tiene que ver con mis sentimientos, todo lo que he tenido que pasar. Ha estado bien. Yo nunca tuve un diario y esto ha sido el mismo sentimiento, algo muy terapéutico. Pero da miedo, mostrarlo para que toda la gente lo vea, pero es una buena experiencia.
 
¿En la canción “Reunion” de dónde cogisteis las ideas para los diferentes arreglos, para que suenen tan ricos?
 
“Reunion” empezó siendo una canción con muchos silencios, muy calmada y sencilla. Partimos de diferentes versiones y Jaime introdujo el “steelpan”, y quisimos abundar en este sonido y finalmente apareció. Echamos horas extra, cambiando y cambiando hasta lo que es ahora. Empezó siendo una base muy básica, como un esqueleto básico y como banda logramos cambiarlo.
 
¿Es todo el material de “Coexist” totalmente nuevo o habéis rescatado algo de vuestro pasado?
 
Todas las canciones son nuevas. Teníamos algunas antiguas con las que intentamos algo, pero como dije, con este álbum buscábamos captar el momento, y eso lo que vivimos el año pasado. Ha estado bien que todo fuera nuevo.
 
Para el siguiente álbum, ¿podría ser solamente basado en la electrónica o no lo contempláis? ¿Podría ser dentro de The XX o sería un proyecto paralelo?
 
Sería divertido. Me encantaría. Yo solo he trabajado con Romy y Jamie, no tengo ambiciones más lejos de eso. Podría ser cualquier cosa. Yo mantengo mi mente abierta a cualquier cosa. Podría ser un álbum de folk, de punk, podría ser cualquier cosa.
 
¿Os sentís más a gusto en las actuaciones en directo o preferís el trabajo de estudio, el meramente compositivo?
 
Sin duda prefiero el trabajo en casa, es mi pasión, crear y grabar en estudio. Ahora es verdad que actuamos mucho en directo y se hace demasiado largo. No hemos nacido para estar sobre el escenario. Tengo amigas como Florence, de Florence and The Machine, la miro y se ve que han nacido para estar sobre el escenario. Pero para mí es demasiado. Lo he hablado con Romy y Jamie. Se necesita tiempo para tener confianza en directo pero amo las dos cosas.
 
¿Cuál es tu opinión acerca de Pitchfork? ¿Crees que alberga demasiado poder o en cambio crees que es la mejor opción para conocer música desconocida?
 
Yo creo que Pitchfork es algo bastante grande, algo que seguir. Ellos han buceado profundamente en la música. Están dando a conocer nueva música interesante, que mucha gente no encontrarían por sí mismos. Por eso creo que lo que hacen es importante. Me doy cuenta de la importancia que tiene cuando recuerdo nuestra primera crítica en la web y como todo cambió. Y debo reconocer que sería desagradecido por mi parte menospreciarlos.
 
¿Cómo estas recibiendo la respuesta del público con las nuevas canciones en vuestros shows en directo?
 
Bien. En los festivales me siento inseguro al tocar las nuevas canciones en directo, porque la gente busca pasárselo bien, beber una cerveza, y quizás no se tenga la paciencia suficiente para oír las nuevas canciones. Bueno, puede que una escucha sí, pero aún así creo que la gente ha estado muy receptiva. Ha estado genial. Escucharme tocando las canciones del primer álbum mezcladas con las nuevas ha estado muy bien.
 
¿Recuerdas cuál podría ser tu primera influencia musical por parte de tus padres o de tus amigos?
 
Debería venir de mis padres. Ellos no son músicos, pero aman la música, así que siempre estaba escuchando música. Cuando tenía ocho años, vi a Chris Isaak. Creo que vi el video de “Wicked Game” y oí su música, pensé: eso es lo que quiero ser de mayor. Era la cosa más “cool” en el mundo. Era muy peculiar, ver a Chris sentado en la playa, tocando música preciosa. Me dije, sí, esto es lo que quiero ser.
 
¿Vosotros os dais cuenta que la música de The XX es la banda sonora para una noche de sexo?
 
¡La gente nos dice mucho eso! Eso nos gusta. Es algo que nunca hemos planeado. Nosotros comenzamos a escribir muy jóvenes y no era algo que tuviéramos en la cabeza. Así que ¡poneos a ello!
 
¿Cuál es tu opinión acerca de los periodistas musicales y críticos musicales que está alrededor vuestra? ¿Tenéis buena opinión de ellos?
 
Creo que hemos tenido mucha suerte. Bueno, quizás más que suerte hemos sido afortunados, hemos tenido una buena respuesta. Una cosa que me digo es: no me voy a buscar en Google. Porque creo que es destructivo si lees todo, todo lo que cada uno firma. Puede ser algo de locos. A veces puedes leer una sola cosa mala, y la verdad es, que aunque leas 20 cosas buenas, al final te vas a quedar la mala. Así que, cuando el álbum salga, leeré algunas reseñas en revistas, para ver qué le parece a la gente, y después me mantendré alejado de internet. Puede ser destructivo,  puede ser malo para ti. Intentaré no tomármelo con demasiada seriedad. Entiendo que la web puede ser un sitio de subidas y bajadas. A veces veo videos de gente que me gusta en internet, y veo los comentarios en Youtube, y la gente puede ser mala. Es un lugar peligroso.
 
Y la última pregunta. ¿De dónde viene vuestro diseño y simbología, que tan bien os identifica? ¿Vino de vosotros, vino por parte de diseñadores?
 
Vino de nosotros. Cuando elegimos el nombre de “The XX”, queríamos algo que tuviera la habilidad de explicar nuestro trabajo artístico. Como la X. Es fuerte. Si está impresa o si está en forma de logo. Es algo que nosotros llevamos, es algo importante para lo visual. Queríamos algo fuerte y simple y eso lo encontramos, teniendo una continuidad en nuestro trabajo y que fuera algo reconocible a lo largo de nuestra carrera. Romy está haciendo un montón de trabajo en este sentido.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.