Tracer – Sala La Boite (Madrid)

El trío australiano Tracer ya lleva un tiempo sorprendiendo a prensa y aficionados con, tan solo, un L.P y un par de singles.  Su primer disco es una colección de Hard Rock con tintes de Stoner y mucho sabor a los noventa, altamente influenciados, a veces, por los inevitables Pearl Jam, pasando por clásicos como Led Zeppelin o Black Sabbath e introduciendo elementos que les hace distinguirse entre otros grupos del mismo estilo, como la voz solista o el acercamiento a otros estilos de Rock como el de las bandas nórdicas.
No era cuestión de perdérselos en su visita a Madrid, pudiendo disfrutar de ellos en una sala pequeña como La Boite y más si atendemos a las buenas críticas que han recibido sus directos. A eso de las 22:15 salía a escena el joven trío ante una audiencia más bien escasa (no más de sesenta personas) y comenzaban a desgranar su escaso (hasta ahora) pero potente repertorio, comenzando con “The Bitch”, para continuar con otro de sus hits; “Devil Ride.

Nunca sabremos si la falta de público en la sala, el reciente cambio de formación (me enteré durante el concierto del cambio de bajista), o vaya usted a saber qué, fueron la causa de que el concierto no acabara de despegar en ningún momento, ni con los temas mencionados anteriormente ni con: “Don´t Forget my Name”, “Son of a Gun” o el guiño a Black Sabath en “Walk Alone/War Pigs”.

Nada de un cañón en forma de base rítmica (como había oído por ahí) como hubiera correspondido a cualquier banda de las Antípodas, lugar lleno de bandas de Rock Musculoso, nada guitarra peligrosa, y mucho de una actitud apática sobre el escenario. Indudablemente son unos buenos instrumentistas y lo hacen saber a cada nota, pero hay cosas en el tratamiento de su directo que no termina de convencer; la, a veces, sobreactuada voz del cantante/guitarrista o la inequívoca actitud de “estrella de estadio” del mismo, por no hablar de los cambios constantes de guitarra que restan dinamismo al show.

En fin, me niego a pensar que todas las críticas de sus directos que he leído y todo lo que he oído de sus sets sean exageraciones y prefiero pensar que esa no era su noche. Esperaremos a la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.