Trentemøller – Fixion (In My Room)

Pocas novedades destacadas a lo largo del nuevo trabajo de estudio de Anders Trentemøller, situándose ésta como una continuación lógica (y sin complicaciones) del notable Lost (2013) lanzado tres años atrás. Fixion (2016) es, por tanto, una obra que tiene su base en esa electrónica inspirada y tan trabajada a conciencia por el músico y DJ danés, pero que a lo largo de sus sesenta minutos acomete diferentes cambios de tonalidades e intensidades.

Unas variaciones determinadas por (alternativas) desviaciones hacia géneros más accesibles como pop, rock y post-punk, y definidas en base a colaboraciones tan destacadas como las de Lisbet Fritze (de Giana Factory) y sobre todo Jehnny Beth (de Savages), que participa en dos de los mejores temas del lote. Junto al nombre del compositor principal también aparece con frecuencia el de su compatriota (y socia habitual) Marie Fisker, ejecutando el papel de vocalista pero acreditada además como co-autora de numerosas canciones.

El cuarto del disco al uso de Trentemøller es (de nuevo) un cajón de sastre, pero también un álbum profundo, cargado de matices y detalles en los que rascar, que viene homogeneizado en base a un misterio con carencia por ambientes oscuros. Nada nuevo, en realidad, dentro de las preferencias y cualidades del creador, pero el escandinavo vuelve a cumplir con otra referencia interesante, contemporánea y, por momentos, incluso inquietante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.