Como Vivir En El Campo – Cveec3 (El Genio Equivocado)

Los madrileños Como Vivir En El Campo siguen sacando discos con la misma facilidad con la que les van poniendo nombre, rollo Peter Gabriel o Led Zeppelin. Van por el tercero, y siguen apostando por un estilo propio, abriéndose a nuevos sonidos y desarrollando, por el camino, una interesante y excitante personalidad propia y reconocible. Algo que hoy en día es de valorar y agradecer, pues no hay muchos grupos que, al escucharlos a ciegas, sepas inmediatamente de quienes se trata. Como Vivir en el Campo lo consiguen con unos rasgos propios que vienen incluyendo en sus discos desde el principio, haciendo algo diferente, experimentando con su sonido y resultando, de todos modos, asequibles incluso para un oyente casual.

Esos rasgos propios están resumidos en la canción que abre el álbum: “El grande”. Son más de seis minutos de un ritmo básico, que parece hecho metrónomo en mano, un kraut castizo que es una de sus mejores y más personales bazas. Otra de sus señas de identidad es el uso de la voz casi como otro instrumento más de la sección rítmica, dando la impresión de que muchas veces escogen las palabras menos por su significado y más por su sonoridad, por la forma en que se adaptan al ritmo de la canción como un guante. Ese “sentir que mi cuerpo es como una apisonadora, es una apisonadora…” que se repite insistente al final de la canción es una prueba de esa búsqueda de integrar palabras y ritmo en un todo indivisible.

Pero, al igual que en entregas anteriores, CVEEC3 ofrece algo más. Y no hay que esperar mucho: cuando “Aléjate de mí, Mandarina” empieza a repetir la fórmula de canción basada en la repetición y en el ritmo, sin estribillos distinguibles o, como mucho, instrumentales, se descuelgan con uno magnífico (“Nos faltó de todo, no nos faltó de nada”) que dura apenas unos minutos y se va deshaciendo como un azucarillo para volver a la estructura inicial, pero esos segundos son gloria bendita. A continuación se acercan a la fórmula de El Guincho con “Sombrita”, o al pop circense y de vacaciones en la playa en “Solo es para ti”, o suben las revoluciones en “Cricket o croquet”, o se sacan de la manga una maravilla llamada “Posters heaveys”, otro tema de más de seis minutos en los que, esta vez, se internan en un pop ensoñador, principalmente instrumental donde la voz juega un papel secundario.

Todo parece indicar que, aunque el próximo disco se llamase CVEEC4, siempre habrá algo en los discos de Como Vivir en el Campo que nos sorprenderá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.