Winter Severity Index + Belgrado (Sala Trashcan Music Club) Madrid 09/06/18

Otra muesca para marcar en el revolver de la promotora madrileña Indypendientes, en una de esas noches de recuerdo duradero, gracias a dos bandas en estado de gracia: Belgrado y Winter Severity Index.

Los primeros, aunque radicados en la Ciudad Condal, son: Patrycja Proniewska (voz), Fernando Marquez (Guitarras), Renzo Narvaez (Bajo) y Jonathan Sirit (Batería) procedentes de Polonia, Venezuela y Cataluña, respectivamente. Sus raíces internacionalistas son quizás, una de las causas por las que tienen mucho más predicamento fuera que por aquí. También es verdad que no se prodigan mucho en sus apariciones en directo, lo cual, lejos de ser un handicap, ha supuesto que la formación sea elevada casi al estatus de banda de culto.

Se presentaban en Madrid después de haber tocado, también con las italianas, en Barcelona en un “concierto precioso” en propias palabras de Patrycja. El público entregado y muchos fans irredentos, que se sabían las canciones al dedillo, rápidamente entraron en una especie de comunión con la banda creando una atmósfera única y especial que no decaería en toda la velada.

Aunque el cuarteto ha evolucionado tanto musical como estéticamente, desde el postpunk más áspero y cortante, a canciones mucho más atmosféricas y otros ritmos más bailables y asequibles, siguen conservando la “mala uva” inherente al punk y lo trasladan a su cancionero más reciente.

No pudieron faltar temas como “Dalej”, “Raz Dwa”, “Wiatr” o esa suerte de dub jamaicano con ascendencia after punk (o al revés, como queráis) “1000 Spektakli”, que evidencia la querencia de la banda por ritmos más variados, de lo que la adscripción a una etiqueta muchas veces te permite. En definitiva, un concierto corto y conciso, sin ningún tipo de concesión a tiempos muertos, intenso de principio a fin, como mandan los cánones del punk.

Llegaba la hora de las supuestas estrellas de la noche, aunque a esas alturas era difícil discernir cuál de las dos bandas era la más importante para los presentes, sin ánimos de organizar una competición. Winter Severity Index, desde mi modesto punto de vista, ganan la partida en lo tocante a lo musical y en cuanto a nivel compositivo, sin embargo, tanto su música como el planteamiento de banda es menos llamémoslo visceral, que el de sus compañeros de escenario.

La sobriedad y las buenas formas en directo de Simona Ferrucci (voces, guitarras y programaciones) y Alessandra Romeo (sintetizadores y teclados), ayudadas por el bajista Giovanni Staccone, se hicieron patentes desde los primeros sonidos del set. Como en su anterior concierto en Madrid, también auspiciado bajo el manto de Indypendientes, su puesta en escena se vio arropada por unas proyecciones disparadas desde el ordenador de Alessandra. Aunque a decir verdad, sus delicadas composiciones no necesitan de aditivo alguno y se bastan por sí solas para asombrar.

Buena muestra de ello es su último trabajo discográfico; Slanting Ray (Blood Rock Records/ Manic Depression 2018) sobre el que se sustentó la mayor parte del set, una colección de diez canciones que guardan el secreto de por qué las Winter se están convirtiendo en parte esencial de postpunk y after punk europeo.

Así, temas como: “Ordinary Love”, “Waiting Room”, la joya de orfebrería “dark”, “At Least the Snow” o “Bianca”, que sonaron a autentico sueño en la madrileña sala Trashcan Music Club, poseedora de muy buen sonido, todo hay que decirlo. En los albores del concierto, Simona se desprendió de la guitarra para dar más énfasis vocal a los últimos temas y ya de paso, agitarse más de lo que el peso de llevar la “batuta” de la banda la permite.

Como decía al principio, otra gran noche de oscuridad gracias a la buena labor de Indypendientes, una promotora que, poco a poco, se ha hecho imprescindible en las salas madrileñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.