10+1 bandas que se separaron y regresaron con nuevas canciones

En la historia de la música el “Donde dije digo…digo Diego” es una constante que se ha repetido en multitud de ocasiones. Grupos que rompieron sus carreras de manera amistosa o por diferencias irreconciliables, volvieron a la vida años después, bien por dinero o porque volvió a surgir la chispa y la inspiración para crear nuevas canciones. Este 2020 han reactivado su carrera discográfica más de dos décadas después The Psychedelic Furs y Cabaret Voltaire, dos combos veteranos que iniciaron su andadura a finales de los 70; que tuvieron gran repercusión en los 80 y terminaron su trayectoria años más tarde; para terminar volviendo al estudio mucho tiempo después y hacerlo a un nivel sorprendente. Los primeros con el recomendable Made Of Rain, y los segundos, de momento con un single llamado “Vasto” que no pinta nada mal. En 2017 volvían dos bandas de los 90 como Slowdive y Ride, igualmente demostrando que el que tuvo, retuvo.

Estas resurrecciones discográficas nos sirven de excusa para recordar a algunos artistas que volvieron tiempo después con una nueva colección de temas con los que alegrar a su parroquia de fans y con la que reivindicar no solo su decisión de regresar, sino su historia personal. Sirvan estos 10+1 ejemplos como buena muestra:

The Go-Betweens

El pop de los 80 les debe mucho a los de Brisbane. Por desgracia, la gloriosa reaparición de The Go-Betweens a principios de siglo se vio truncada por el repentino fallecimiento de Grant McLennan, uno de los líderes de los australianos. Su compañero Robert Forster aún sigue obsequiándonos con sus canciones, pero la química con la que ambos consiguieron cautivarnos con obras redondas como 16 Lovers Lane (1988), Tallulah (1987) o Spring Hill Fair (1984) parecía que regresaba en trabajos posteriores como The Friends of Rachel Worth (2000) o Oceans Apart (2005), algo que por desgracia no pudo tener más recorrido. Eso sí, ahí quedaron maravillas como esta.

 

Dexys Midnight Runners

El caso de Dexys Midnight Runners es similar. Los de Kevin Rowland volvían en 2012 con la continuación de Don’t Stand Me Down (1985) y lo hacían por la puerta grande. Para su regreso, ya como Kevin Rowland & Dexys contaron con la inclusión del bajista original Pete Williams o el que fuera teclista de Style Council, Mick Talbot. El resultado brilló como suponíamos y llegó con el título de One Day I’m Going To Soar.

 

Bauhaus

Nadie contaba con que esto fuera a suceder. Igual que nadie contaba con que volvieran a juntarse recientemente tras su segunda agria separación, pero ahí les tenemos de nuevo en los escenarios, a los que volverán cuando el dichoso COVID-19 lo permita. Bauhaus son sin duda uno de los grupos más importantes, interesantes e influyentes de los surgidos a finales de los 70 dentro del movimiento darkwave. Tras su separación en 1983, Peter Murphy  inició su carrera como solista y sus compañeros Daniel Ash, David J Kevin Haskins, se convirtieron en  Love & Rockets (tras aventuras como Tones On Tail). En 2008 llegó su primer trabajo desde que en los 80 nos dedicaran ese poker glorioso formado por In the Flat Field (80), Mask (81), The Sky’s Gone Out (82) Burning from the Inside (83). Un Go Away White que nos supo a poco, pero al menos volvió a juntarles en el estudio. Veremos si vuelven a intentarlo.

 

The Jesus & Mary Chain

The Jesus & Mary Chain volvieron a la actividad discográfica hace un par de temporadas tras su separación a mitad de los 90, regresando con nuevos bríos tanto en estudio, como encima de los escenarios con el sucesor del lejano Munki (1996).

La feliz resurrección de la banda de los hermanos Reid con Damage and Joy (ADA/Warner Music), que contaba con la producción de Youth (Killing Joke) e incluía las colaboraciones de  Isobel Campbell, Sky FerreiraBernadette Denning y su hermana Linda Reid, no estuvo nada mal. Vale que el disco contenía algunas canciones conocidas y algún refrito de Freeheat, combo de Jim Reid, pero tenerlos de nuevo con nosotros es una grandísima noticia que parece va para largo.

 

The Stone Roses

Lo de The Stone Roses fue efímero, sí, pero fue. En 1989 sorprendieron al mundo con un debut que puso los cimientos para el nacimiento del britpop, fueron una influencia para cientos de bandas de pop de guitarras y tras un juicio con su compañía por altercados, se diluyeron durante cinco añazos que frenaron en seco su progresión. Su vuelta en 1994 con Second Coming no estuvo mal, pero la banda por entonces no se aguantaba y se separaron poco después. Los años y el dinero todo lo curan y en 2011 ahí teníamos de nuevo juntos a Ian Brown, John Squire, Mani y Reni, que nos sorprendían con una gira para el recuerdo y tres actuaciones en nuestro país que dejaron muy buen sabor de boca.

Tras cientos de especulaciones anunciaron haber firmado con Universal Records para la edición de tres discos y en 2016 escuchábamos su primer single de The Stone Roses en 22 años: “All For One”, producida por Paul Epworth. Semanas después llegaba un nuevo tema llamado “Beautiful Thing”, ambos por muy debajo de las expectativas. D esde entonces, nanai. Separados de nuevo. Veremos si algún día vuelven. No lo descarten.

 

Spandau Ballet

Spandau Ballet surgió de los clubs londinenses del West End a comienzos de la década de 1980 con una visión que no sólo abarcaba la música, sino también una estética y una actitud que se convirtieron en el epicentro de la cultura juvenil. Junto con Duran Duran, Culture Club y Wham!Spandau lideró la nueva era del pop y  el movimiento de los Nuevos Románticos. Ellos brillaron en los 80 y hace pocos años volvieron a la vida editando nuevas canciones. Parece que su recorrido no irá mucho más allá, porque hace pocas fechas su cantante Tony Hadley abandonaba a sus compañeros. Pero al menos más de un nostálgico pudo volver a verles en directo y a degustar nuevas temas como este.

 

Stray Cats

Brian Setzer (guitarra, voz), Lee Rocker (bajo, voz) y Slim Jim Phantom (batería, voz), miembros fundadores originales del icónico y aclamado trío de rock and roll estadounidense Stray Cats, celebraban su 40 aniversario en 2019 con nuevo álbum y gira. Las primeras canciones de la banda en 26 años recuperaban su esencia. Algo que fue muy bien explicado por su líder: “Tienes que entender lo únicos que son The Stray Cats. Soy yo tocando una vieja guitarra de cuerpo hueco, Slim Jim tocando dos o tres baterías, y Lee Rocker golpeando un bajo acústico de pie. Puedo escribir nuevas canciones y luego tocarlas con mis amigos. De alguna manera, creamos un sonido nuevo y emocionante con esta simple idea. ¿Y sabes qué? ¡Mucha gente está de acuerdo!“. Nosotros también.

 

Echo & The Bunnymen

Echo & The Bunnymen dejaron un primer tramo impecable, desde su debut Crocodiles (1980), a la oscuridad de Heaven Up Here (1981) y Porcupine (1983), sin olvidar la majestuosidad de Ocean Rain (1984) y el pop de Echo & The Bunnymen (1987). Una colección de discos difícilmente igualable con hitos tan eternos como “The Killing Moon”, “The Cutter”, “Lips Like Sugar”, “Bring On The Dancing Horses”, “Rescue” o “The Back Of Love”… y así hasta 1988, fecha de la salida de Ian McCulloch de la banda y el posterior fallecimiento de su batería original, Pete de Freitas, algo que el discreto Reverbetation (1990) con Noel Burke a las voces terminó por poner fin al grupo.

Casi una década después, en 1997, Echo & The Bunnymen regresaba demostrando que en ocasiones segundas partes sí son buenas y facturando un disco a la altura de las expectativas y de su leyenda. Desde entonces a nuestros días, han facturado seis discos con canciones en las que siguen brillando a un alto nivel, que quizá por razones de nostalgia siempre han dejado a un lado en sus presentaciones en directo. A pesar de ello, hay que reconocerles que (en ocasiones) siguen manteniendo la chispa.

 

OMD

Orchestral Manoeuvres in the Dark, una de las más brillantes bandas de synth pop de todos los tiempos, regresaban en 2010 para entregar el que fue su primer trabajo en 14 años tras la publicación del discreto Universal (1996). Lo interesante fue que la formación original  del grupo formada por Andy McCluskey, Paul Humphreys, Martin Cooper y Malcolm Holmes fue la que grabó el disco, algo que no sucedía desde hacía 24 años. Con History of Modern iniciaban una segunda juventud que nos ha regalado obras tan interesantes como English Electric (2013) y The Punishment of Luxury (2017).

 

Dead Can Dance

Dead Can Dance, uno de los grupos más sobresalientes de las décadas de los 80 y 90s, también regresaban en 2012 tras un largo paréntesis para dar continuidad a Spiritchaser (1996).

El proyecto de Brendan Perry y Lisa Gerrard, editaban Anastasis (resurrección, en griego), un disco en el que recuperaban su halo de misterio y ensoñación que aunque lejano a Aion (1990) o Into the labyrinth (1993), seguía confirmando que su calidad es innegable y aún son capaces de sorprendernos si se lo proponen.

 

+1 The Dream Syndicate

Steve Wynn reunía a The Dream Syndicate el pasado 2012 con motivo del 30 aniversario de su emblemático disco The Days of Wine and Roses, para celebrar una serie de conciertos. La banda contaba con el propio Steve Wynn, el batería original Dennis Duck, el bajista Mark Walton y el guitarrista Jason Victor, componente de The Miracle Three, la por entonces banda de Wynn. Ellos se habían separado en 1989 y en 2017 regresaron al estudio para entregar el interesantísimo How Did I Find Myself Here? Desde entonces los de Los Angeles siguen en activo, entregando grandes canciones y demostrando al personal que aún no habían dicho su última palabra. Echen una oída a cómo suenan The Dream Syndicate en 2020 y lo comprobarán:

 

2 comentarios sobre “10+1 bandas que se separaron y regresaron con nuevas canciones

  • el 27 Agosto, 2020 a las 5:13 pm
    Permalink

    Muy buen especial felicidades.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.