Abdominable Gallina Nauseabunda – Esperant la fi del món (Música global)

L´abdominable gallina nauseabunda es quizá uno de los apelativos paridos para denominar una propuesta musical más marcianos y arrebatadores que conozco.

Y detrás está Pep Rius, un señor al que tuve el gusto de conocer años ha, departiendo largo y tendido de quedadas nunca concretadas en Calatayut y la magia inmortal del Siamese Dream (93) de Smashing Pumpkins en un foro perdido de las redes. Momentos que guardo con cariño adolescente y que poco importarán a los que lean estas líneas, pero que a mí se me antojan entrañables y necesarios para posicionar esta crítica.

Este homínido en cuestión, Pep Rius, ya había mostrado su talento en la Companyia Elèctrica Dharma y para el deleite de servidor, a las seis cuerdas en Raydibaum, combo catalán especilísimo que redefine una suerte de estilo personal a las formas tan intransferibles de genios como Sunny Day Real Estate.

Pero era tiempo de una propuesta más íntima a la par que expansiva, bizarra y concreta, enorme en su pequeñez, como esas imprescindibles miniaturas de vida que son las canciones.

Y así llegamos a L´abdominable gallina nauseabunda, a Esperant la fi de món (12) un trabajo donde Pep apuesta por la lengua catalana en estos tiempos de absurdo debate político, por encima de todo porque es el vehículo apropiado para contarnos sus pequeños combates cotidianos a la espera del fin del mundo.

No diré cómo surge el proyecto, ni las influencias que su autor cita; más que nada para, como bien dice su nota de prensa, no ser una falta de respeto fácil para la profesión periodística y fusilar nombres e historias. Aquí cada cual traza analogías y sensaciones.

Desde esqueletos mínimos como “Ávorrit”, el perezoso paisajismo folk de “Esperant la fi del món”, pasando por bonitas tonadas con mil arreglos minúsculos como “Nadala malalta”, el conjunto de temas supone un verdadero tratado lo fi sobre las peripecias mundanas que compartimos, para bien o para mal, los cutres occidentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.