Asistimos a Primavera Sound 2015

Hay que reconocer que el cartel del decimoquinto aniversario del Primavera Sound ha sido el menos original de su historia. Clon de muchos otros festivales a lo largo del globo, este año el Primavera ha decidido apostar a lo grande pero arriesgar poco, dispuesto a convertirse en el próximo Coachella o el próximo Glastonbury. Rebajar la edad media del visitante y atraer público de otros países ha sido una de las consecuencias de este cartel. ¿O acaso ha sido el motivo? A saber qué fue antes, si el huevo o la gallina. En cualquier caso, doscientos conciertos en tres días da para que no haya dos personas que planifiquen el mismo festival y este ha sido el nuestro. La verdad, es un doloroso placer tener que descartar según qué.

Te lo contamos todo, en nuestro reportaje especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.