Chucho – Sala Quilombo (Granada)

Doble estreno el pasado 9 de noviembre en la granadina sala Quilombo. Por un lado, el sello Wild Punk Records estrenaba nuevas oficinas, motivo por el cual habían organizado una fiesta con un auténtico plato fuerte: Chucho, protagonistas del segundo -y esperadísimo- estreno de la noche: el comienzo de la gira oficial de presentación de «Los Diarios de Petróleo», su último y magnífico trabajo; una obra que supone un auténtico punto y aparte en las canciones de Fernando Alfaro; un disco arriesgado, rico en matices, honesto y valiente como pocos, auténtica y salvajemente sincero, con tanta profundidad como sus anteriores discos, pero, he aquí una de las principales diferencias, con unos textos mucho menos oscuros, premeditadamente explícitos y directos, que hablan sin tapujos de su vida y sus propios fantasmas. Y es que el ex-Surfin´ Bichos es uno de esos pocos artistas en los que es imposible desligar su vida de sus canciones. Porque ambas se alimentan mutuamente.

Primer concierto y expectación desbordante. Formación de lujo sobre las tablas, Isabel León incluida. Y un comienzo insospechado y épico con «Extrarradio», que significó el pistoletazo de salida de lo que a la postre se convertiría en una excelente demostración de poderío sobre el escenario (da la impresión de que cada vez están más a gusto en él), raza, nervio y, sobre todo, canciones. Y es que a lo largo de unas dos horas -¡veintisiete canciones!-, Chucho demostraron porqué están un peldaño (o algunos más) por encima de la mayoría.

Durante el grueso del concierto, la banda capitaneada por Alfaro presentó al completo el fragmento principal de su última obra -sólo falto la «pista escondida»-, estrenó en directo la deliciosa perversión que es «Calígula en Río» y volvió un poquito la vista hacia sus anteriores discos para hablarnos de «Revolución» o «Sal». Buen sonido y ganas de encontrarse con el público. Al fin llegó el «desnudo visceral». Tras esto, el primer bis, con repaso a clásicos de su repertorio como esa joya llamada «Un ángel turbio» -¡cómo reluce ese estribillo!-, «El detonador EMX-3» o un «Hamorambre» pasado por la batidora triple zero. Fin del primer bis y aún quedaban muchas balas en el cargador… Todo un lujo. Segundo bis, cambio de guitarra y viaje al lado más punk del grupo, ese Chucho que aparecía en la portada de su (ya lejano) primer mordisco discográfico. «Perruzo» o «San Juan (Autista)» (¡por fin!) con la estructura y los nervios alterados, fueron parte del menú en este segundo y último bis, que tuvo el fulgor de «Magic» como broche final. Quizá no sea una mera coincidencia que un concierto que comienza con «La pobreza, la destrucción moral…» acabe con un «… que lo mejor de nuestra vida aún está por ocurrir»

Probablemente a años luz del resto, Fernando Alfaro y esa sólida jauría de lujo que forman Juan Carlos Rodríguez, Javier Fernández, Miguel Ángel Gascón y Emilio Abengoza (más la «Teniente agregado» Isabel León) volvieron a dar otra lección de lucidez, saber estar e intensidad. Un repertorio exquisito con un directo admirable. A sus pies, sin dudarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien