Coldplay – Palacio de los Deportes (Madrid)

Al final lo comprendí todo. Cuando después de hora y media escasa terminó el concierto y el público aún esperaba un nuevo bis que nunca llegaría, la enorme pantalla situada detrás del escenario comenzó a emitir el anuncio de la campaña “Make Poverty History”, en el que, en riguroso blanco y negro, personajes famosos concienciados piden el fin de la pobreza extrema. Y allí, justo al final, apareció él: Bono, y todo el Palacio de los Deportes correspondió a su aparición con una cerrada ovación, como si ése hubiera sido el segundo bis de la noche.

Y en cierta medida lo fue, porque el concierto de Coldplay fue claro deudor de U2, tanto por su música como por su escenografía; aunque eso sí, librándonos de mesianismo y de bombardear en exceso con causas justas todo el concierto. Chris Martin quiere ser como Bono, y lo demostró nada más comenzar el concierto con “Square One”, mostrándonos su silueta recortada en la pantalla como lo hacía el irlandés en “Zoo Station” cuando corrían los buenos tiempos de Zoo TV Tour. Cantando desde el suelo y cantándole a un teléfono móvil durante “Talk” como Bono lo hacía a una cámara de televisión durante “Until The End Of The World”. Echándose a correr hacia el público en “In My Place”, como San Paul Hewson lo haría mientras el fogonazo de luz deslumbara al público en “Where The Streets Have No Name”. Sin duda, unas ganas enormes de llenar estadios antes de tiempo, con el claro peligro de convertirse en dinosaurios antes de cumplir la treintena.

Pero no todo fue imitación o admiración, también hubo momentos brillantes cuando recuperaron temas como “Yellow” o “The Scientists”, aunque se echaron de menos más temas de un Parachutes casi desterrado de su repertorio. Hubo también un intento de homenaje a Johnny Cash con dos temas en acústico, “’Til Kingdom Come” y “Green Eyes”, que fueron acogidos con bastante frialdad, al igual que el tema “How You See The World 2”, incluido en el disco benéfico Help: A Day In The Life.

Por supuesto, el núcleo duro del concierto estuvo formado por temas de A Rush Of Blood To The Head, lo que nos hace pensar que Coldplay no están demasiado satisfechos de su X&Y y que tal vez, en un futuro no muy lejano, regresen a la senda de la que nunca debieron haber salido. Será demasiado suponer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien